Sara Cognuck, consultora de recursos naturales, fue una de las jóvenes que representó a Costa Rica en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 25) que se realizó en Madrid (España) en 2019. Recuerda que su preparación previa inició antes de la Pre-COP 25, al profundizar los principales temas de la agenda climática.

“Posterior a la Pre-COP 25 y con los espacios asegurados, siguió la parte de ver cómo van las negociaciones, qué nos decían los informes e incluso le preguntaba a personas negociadoras de acá sobre su experiencia y si tenían consejos. También UNICEF y el Viceministerio de Juventud me dieron acompañamiento”, comentó Cognuck.

En ese momento, la delegación juvenil de Costa Rica no contaba con un programa de preparación previo para asumir la COP, como es el caso de la delegación de este año que asistirá a la COP26.

El programa Operación COP, Jóvenes Embajadores (as) por el Clima será el encargado de capacitar a la generación de jóvenes costarricenses, con edades entre los 17 y 26 años, en negociaciones climáticas tanto en el ámbito nacional como internacional.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica, el Ministerio de Ambiente y Energía, el Viceministerio de Juventud y las organizaciones Misión 2 Grados y The Climate Reality Project América Latina fueron los entes encargados de lanzar el programa.

Las capacitaciones brindarán formación teórica y práctica a 16 jóvenes con el fin de generar capacidades y aprendizajes sobre cambio climático y negociaciones internacionales con visión hacia el futuro. 

“La COP y otros espacios de negociación son todo un universo donde es muy fácil perderse, siento que el proyecto (Operación COP) toma de la mano a los jóvenes desde el inicio y les permite crear y fortalecer las bases de forma previa, pero también les va a acompañar durante el proceso propiamente. Para mí es un paso en la dirección correcta”, comentó Cognuck.

Persona joven negociadora

Por su parte, Yossy Martínez Vargas, estudiante de Ingeniería Ambiental y participante de Operación COP, comentó que la principal expectativa que tiene del programa es que se institucionalice la figura de “Persona Joven Negociadora” y, así, el mismo trascienda en el tiempo y sea una constante en las presentes y futuras delegaciones de Costa Rica.

Según comunicado de prensa, la iniciativa busca sentar las bases para que exista un grupo de jóvenes líderes y lideresas con la formación técnica y política necesaria para incidir de manera efectiva en la formulación de acuerdos, políticas y planes de acción asociados al cambio climático a nivel local, nacional e internacional.

Además, Cognuck comentó que el programa es una oportunidad para acortar la curva de aprendizaje que se da en la COP. “Siempre es una curva que puede ser larga, con el proyecto se acorta esa curva porque, en el proceso de capacitación, se está diciendo a las personas jóvenes cómo son las negociaciones, qué espacios existen para negociar en una COP, qué se espera de las personas negociadoras y otros elementos claves”, indicó.

Por su parte, Natalia Lever, directora de The Climate Reality Project América Latina, aseguró que: “Operación COP surge como una oportunidad para que más jóvenes conozcan y formen parte de las decisiones que pueden cambiar el rumbo de nuestra historia”.

Una participación juvenil necesaria

Según Martínez, las personas jóvenes alrededor del mundo, y por supuesto en Costa Rica, están convencidas de que su participación además de ser justa es necesaria. 

“Nos caracteriza la tenacidad, la cual ya hemos demostrado por años, porque tenemos el amor, la energía y la capacidad para idear, planear, ejecutar e incluso autoevaluar las soluciones necesarias para alcanzar la mitigación y adaptación al cambio climático, y nos regimos por la justicia social y ambiental” comentó.

Además, Cognuck agregó que integrar a jóvenes ha sido considerado un elemento clave para aumentar la ambición climática y acelerar la acción para avanzar en los objetivos propuestos. “Las personas jóvenes, además, estamos generando propuestas y trabajando con comunidades, con grupos, con instituciones, o sea, ya somos parte de la acción climática. Es necesario que nuestras necesidades y desafíos se vean reflejados también”, dijo.

De junio a setiembre, especialistas en cambio climático y negociaciones del Gobierno de Costa Rica, en conjunto con otras organizaciones, instruirán a los jóvenes en materia de negociaciones con enfoque en los temas prioritarios para el país.

Posteriormente, en octubre, los participantes tendrán sesiones de mentorías. De esta forma, en noviembre, obtendrán las acreditaciones para ser parte de la delegación costarricense, que representará al país en la COP 26 en los distintos espacios de negociación y participación. Además, brindarán apoyo operativo a la delegación nacional.

Martínez comentó que el cambio climático es un fenómeno que  obliga a estar en un constante proceso de aprendizaje, por lo que esperan aprender sobre la dinámica de espacios como la COP. Asimismo, esperan identificar con detalle cuál es la posición de Costa Rica al respecto y entender las diversas posiciones de los países latinoamericanos. De esta forma, su aspiración a futuro será formular proyectos e iniciativas intersectoriales que den respuesta a la crisis climática.

Por su parte, Cognuck comentó que Operación COP es incluso un ejercicio de responsabilidad con el país, ya que se conformará una delegación que no necesariamente va a llegar a aprender a la COP, si no que “va en busca de resultados concretos”. “Esto es súper importante, porque muchas veces se escuchan argumentos tipo ‘las personas jóvenes solo van aprender’. Bueno, en el proyecto aprendieron, ahora van por resultados”, dijo.

Según comunicado de prensa, el costo de participación del grupo de jóvenes lo asumirá cada participante, con el apoyo de organizaciones y donaciones privadas.

Las personas participantes provienen de la Red de Jóvenes por el Clima Santa Ana y de la Red de Juventudes y Cambio Climático de Costa Rica. Fueron seleccionados con base en su liderazgo, sus capacidades y su compromiso, bajo los principios de diversidad, equidad, inclusión y justicia.

El programa cuenta  también con el apoyo de UNICEF, la Embajada Británica en Costa Rica y la Municipalidad de Santa Ana.

 

  • Conozca a los 16 jóvenes que aspiran a convertirse en negociadores climáticos: