Los diputados de la Asamblea Legislativa aprobaron este jueves 14 de diciembre el proyecto de “ley de incentivos y promoción para el transporte eléctrico”, después de dos años de haberse planteado en la corriente legislativa.

Con 37 votos a favor y uno en contra (del frenteamplista José Ramírez Aguilar) el proyecto que exonera a vehículos 100% limpios cierra, por fin, su fase en el Congreso.

Según la diputada Marcela Guerrero, una de sus proponentes, la ley traería varios beneficios al país como cortar la dependencia del petróleo en el transporte y reducir significativamente nuestras emisiones de carbono.

Pero, ¿qué exactamente dice esta ley? En Ojo al Clima le explicamos algunas de las principales interrogantes alrededor de la nueva ley de transporte eléctrico.

  1. ¿Qué carros se incentivarán? ¿Hay un límite para los incentivos?

La nueva ley exime de impuestos a los vehículos eléctricos que están por debajo de los $60.000. Estos no pagarán impuesto de aduanas, de ventas, parquímetros y de propiedad del vehículo.

Además, los vehículos quedarán exentos de restricción vehicular y podrán parquear en espacios azules especiales para eléctricos, que —por ley— deberán ser designados en los parqueos públicos. El tope de los incentivos será de 24 salarios base, equivalente a 10.228.800 colones ($18,000).

(Valor CIF es el costo seguro y flete del producto)

Además, los repuestos y la maquinaria de ensamblaje también serán exonerados. Las reglas de estas exoneraciones, sin embargo, aún no están estipuladas y deberán ser diseñadas por el Ministerio de Ambiente (Minae) y de Hacienda.

Cabe resaltar que no solo se exoneran los carros eléctricos sino también, motocicletas, bicicletas, microbuses, buses, trenes, vehículos con placas especializadas y cualquier otro tipo de transporte similar.

Infografía por Nathalia Valerin, Daniel Salazar y Sebastián Rodríguez

(Créditos: Infografía por Nathalia Valerin, Daniel Salazar y Sebastián Rodríguez)

  1. ¿Van a abrir más electrolineras? ¿Quién las maneja?

La ley de transporte eléctrico manda a construir por lo menos un centro de recarga cada 80 kilómetros en carretera nacional y uno cada 120 kilómetros en caminos cantonales.

Además, estos puntos deberán contar con “pizarras informativas” sobre las estaciones de recarga más cercanas, estadísticas de consumo y tiempos de recarga.

Las distribuidoras de electricidad velarán por la construcción y funcionamiento de los puntos de recarga y, según esta ley, sólo las compañías que cuenten con la respectiva licitación podrán vender electricidad en los centros.

El equipo para construir los centros de recarga también estará libre de impuestos. El Minae y el Ministerio de Obras Públicas (MOPT), además, deberán realizar lineamientos para incorporar centros de recarga en los parqueos públicos y de instituciones.

  1. ¿Y el transporte público también van a renovarlo? ¿Qué pasa con el tren?

La nueva ley manda a renovar tanto las flotillas de transporte público como las de instituciones públicas. Las compañías autobuseras, por ejemplo, deberán electrificar 5% de su flota cada dos años. Además, cuando el MOPT haga nuevas concesiones de taxis, un 10% de estos deberán ser eléctricos.

La ley de transporte eléctrico también ordena la construcción de nuevas líneas y adquisición de trenes eléctricos. No obstante, las condiciones para esto aún deben ser definidas por el Minae.

Las instituciones públicas deberán lograr que un 10% de su flota vehicular sea eléctrica (tendrán, para ello, acceso a una línea de crédito blanda), mientras que las empresas privadas que también logren esta meta podrán depreciar el costo de los vehículos de su declaración de renta.

  1. Mucha gente no sabe cómo funcionan los carros eléctricos ¿se toma en cuentan campañas de capacitación? ¿Qué pasa con los mecánicos? ¿Se van a capacitar?

El INA tendrá a su cargo la responsabilidad de abrir canales de formación y capacitación para los mecánicos. Para esto, podrán subcontratar servicios de cámaras, empresas privadas y universidades.

Además, el Minae tendrá a su cargo la realización de campañas educativas sobre los beneficios del transporte eléctrico y otros tipos de transporte eficiente.

  1. ¿Por qué incentivar los carros eléctricos en el primer lugar? De por sí, no son accesibles para mi.

La nueva ley plantea darle un “empujón” al mercado del transporte eléctrico por un período de cinco años con el objetivo de que entre los incentivos, la competencia del mercado y las innovaciones tecnológicas el precio de estos carros baje.

Además, adoptar un ecosistema de transporte eléctrico reduciría nuestra principal fuente de emisiones: el transporte. 64% de las emisiones del país provienen del sector energía y dos tercios de este vienen del transporte.

Además, el país gasta $1.073 millones en petróleo, una suma que se podría venir abajo con un mercado de transporte eléctrico competitivo.

Incluso, el ICE elaboró un plan para traer vehículos eléctricos al país en el que, según sus cálculos, gracias a que los costos de combustible y mantenimiento son mucho más bajos, se ahorraban $11.000 por vehículo en el largo plazo.