Un total de 60 Asociaciones de Acueductos Comunales (ASADAS) del Gran Área Metropolitana (GAM) y ciudades periféricas se fortalecerán frente a los desafíos del cambio climático gracias a un fondo no reembolsable de €1,4 millones provenientes del programa Agua Urbana de EUROCLIMA+, el cual pertenece a la de la Unión Europea. 

Los fondos se ejecutarán a lo largo de tres años y están dirigidos a ASADAS que son vulnerables debido a la disminución de las fuentes de agua y también porque se ven afectadas por fenómenos climatológicos como tormentas o sequías, esto sumado a la presión del crecimiento urbano sin planificación. 

Los acueductos comunitarios beneficiados con el proyecto se ubican en cinco subcuencas: Reventazón, Virilla, Pirrís, Grande de Tárcoles y Candelaria. Las ASADAS beneficiarias del proyecto abastecen de agua potable a más de 222.000 personas.

La iniciativa es liderada por el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (ARESEP) y el Centro de Derecho Ambiental y de los Recursos Naturales (CEDARENA). Cuenta con el apoyo de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y tiene como puntos focales al Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) y al Ministerio de Relaciones Exteriores.

Este proyecto es uno de los siete proyectos que  Euroclima+ Agua Urbana ejecuta en América Latina. De hecho, fue seleccionado entre cerca de 90 iniciativas presentadas en toda la región. 

Captación de agua en acueducto comunitario.

(Créditos: EUROCLIMA+)

Componentes del proyecto 

El primer componente es el diagnóstico, donde se va caracterizar la vulnerabilidad ante el cambio climático de cada una de las 60 ASADAS. Para ello, se va identificar las necesidades de infraestructura con el fin de asegurar las captaciones de la fuente y el almacenamiento del agua. También se va realizar una valoración de los sistemas de información y datos hidrometeorológicos.

Seguidamente se llevará a cabo la gestión de la infraestructura verde, que consiste en integrar a grupos de ASADAS a nivel de subcuenca y, a la vez, incorporar otras entidades del Estado para trabajar de forma conjunta, esto con el fin de promover la gestión del recurso hídrico a nivel de cuencas hidrográficas.

También se realizará la movilización de fondos destinados a planes quinquenales y se dará apoyo a la definición de la tarifa hídrica, la cual es un monto que se cobra con el objetivo de destinarlo a la protección de fuentes, cuencas de agua y garantizar así el recurso hídrico

Según el  regulador general de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (ARESEP), Roberto Jiménez Gómez, esta “es una metodología de tarifa de protección del recurso hídrico, lo cual es de importancia para la calidad y cantidad del agua. Vamos a fortalecer las acciones de las ASADAS para que este programa sea un éxito y que ellas participen”.

El tercer componente del proyecto se enfoca en mejorar la resiliencia al cambio climático, esto al reforzar las capacidades técnicas y organizativas de los acueductos comunales así como implementar planes de mejora, realizar obras de infraestructura prioritarias y mejorar la perspectiva de género.  

El último componente está relacionado con la comunicación y extensión, con el objetivo de crear alianzas entre las ASADAS, replicar el proyecto en otras regiones y mejorar las técnicas de divulgación, visibilidad y sensibilización.