Durante el mes de setiembre, de forma virtual, se llevó a cabo el Encuentro Regional de Cambio Climático e Igualdad de Género. Durante siete sesiones de trabajo se creó un documento de posición que funcionará como hoja de ruta para acelerar la acción climática con igualdad de género en América Latina y el Caribe.

Esta hoja de ruta se presentará en la Conferencia de las Partes (COP 26) del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la cual se desarrollará en el mes de noviembre en Glasgow (Escocia). 

Busca ser una guía para integrar el enfoque de género en la formulación e implementación de las políticas nacionales de mitigación y adaptación al cambio climático. Asimismo,  incluye aspectos como marcos normativos, financiamiento climático, transición justa y experiencias nacionales, entre otros. 

Carole Dieschbourg, ministra de Medio Ambiente, Clima y Desarrollo Sostenible de Luxemburgo, comentó que el camino es aún muy largo por recorrer, pero que “cada paso, por pequeño que sea, es importante para avanzar rápidamente en el tema e involucrar a todas las personas”.

El encuentro

Este encuentro contó con la participación de aproximadamente 60 representantes oficiales de 24 países de América Latina y el Caribe. En promedio, por sesión, participaron  1700 personas de organizaciones de la sociedad civil, academia y sectores público y privado. También, este espacio permitió la capacitación de tomadoras y tomadores de decisiones de la región en lo referente a los vínculos entre género y cambio climático.

En las siete sesiones se trataron temas como financiamiento, gobernanza, recopilación y análisis de indicadores climáticos, experiencias en sectores dinamizadores y sinergias con otras agendas de desarrollo sostenible.

Por otra parte, el encuentro también propició la creación de una red multisectorial, “que permitirá apoyar a los distintos gobiernos de la región para incorporar el enfoque de igualdad de género en la acción climática a partir de las experiencias y lecciones aprendidas que se han generado”.

Para Javier Naranjo, ministro subrogante del Medio Ambiente de Chile, “sin mujeres no hay acción climática y únicamente con igualdad de género y una participación más activa y equitativa de las mujeres en la toma de decisiones será posible una acción climática inclusiva y sostenible y verdaderamente efectiva en América Latina y el Caribe”.

El Gobierno de Chile, en su calidad de Presidente de la COP25, organizó el encuentro, el cual contó con el apoyo de la Unión Europea y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). También se contó con la colaboración del Sistema de Naciones Unidas de Chile y el Gran Ducado de Luxemburgo.