Los vecinos de Santa Elena, en San Isidro de Heredia, ya están teniendo los primeros cortes en el servicio de agua por causa de la fuerte sequía que azota al país, particularmente en el Caribe Norte.

Así lo confirmó a Ojo al Clima el director de Agua Potable de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH), Luis Diego Oviedo. Según indicó, los caudales de agua están ahorita “en niveles que deberían corresponder a abril o mayo”, cuando la época seca está en su etapa más fuerte.

“Estamos reportando en este momento los valores más bajos que hemos medido (en un mes de enero), incluso menores que los del 2014”, aseguró Oviedo. En el año que señala el jerarca, un evento extremo de sequía apodado “El Niño Godzilla” afectó a todo el mundo.

Estos impactos coinciden con las advertencias del Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

Según el meteorólogo de la institución, Luis Fernando Alvarado, enero del 2019 fue el segundo más seco en el Caribe desde que hay registros, solo superado por 1947. Esto, según aseguró, podría estar debilitando los caudales.

No es posible atribuir esta reducción de agua al cambio climático, pero este fenómeno aumenta la probabilidad tanto de sequías como de inundaciones.

Los datos de la ESPH muestran una faltante clara de agua: el sistema tuvo un déficit de 43 litros por segundo el mes pasado.

Durante el mes de enero, la empresa extrajo un total de 44 litros de agua por segundo. Lo normal para un mes de enero, según explican, ronda los 87 litros por segundo; osea casi el doble. Al final, esta faltante afectaría a 23.367 personas, según estiman.

“No se esperaba que (el volumen de los caudales) fuera tan mínimo”, confesó Oviedo.

Ahora, como plan de contingencia, la ESPH se prepara para hacer racionamientos de agua y, en algunas comunidades, deben cortar el agua durante las noches. Además, según indicó Oviedo, también se preparan para distribuir agua en camiones cisterna.

Los lugares más afectados estarían en “las partes más altas”, según Oviedo. Algunas de estas comunidades serían Santa Elena de San Isidro y Concepción de San Isidro y de San Rafael.

Algunas medidas como los sistemas de bombeo les han permitido reducir un poco la faltante de agua. No obstante, en los pueblos “más críticos” incluso habría que hacer cortes de agua durante el día, según aseguró el director de Agua Potable.

La ESPH se encarga de llevar agua potable, electricidad y otros servicios de índole pública a los cantones de Heredia, San Rafael y San Isidro desde su fundación en 1915.

Sequía estacional

Los últimos meses del  2018 mostraron una reducción importante en las lluvias, según datos preliminares del Centro de Investigaciones Geofísicas (Cigefi) de la Universidad de Costa Rica.

De acuerdo con datos de la institución, la segunda mitad del 2018 cerró con 22% menos lluvias que el promedio de los últimos 20 años. Sin embargo, debido a que seguimos en estación seca, el director del Cigefi, Hugo Hidalgo prefirió no llamarlo una “sequía”.

Alvarado del IMN, por su parte, sí aseguró que la falta de lluvia de los últimos meses en el Caribe podría llegar a llamarse una “sequía estacional”, ya que está llegando a una intensidad que “no es normal”.

No obstante, el científico del IMN indicó que la institución espera que para mayo comiencen las lluvias en la región Atlántica por causa de El Niño.

Debido a la baja en los cauces de los ríos, también la generación hidroeléctrica se ha visto afectada en los últimos meses.

El 31 de enero pasado, por ejemplo, el Instituto Costarricense de Electricidad anunció que había debido encender la Planta Térmica Garabito –que utiliza gasolina– para abastecer la demanda de electricidad del país.

Según el ICE, esto se debió a que “desde la segunda quincena de noviembre de 2018, los caudales de los ríos de las vertientes del Pacífico y del Caribe han disminuido sustancialmente”, según un comunicado oficial.