En Costa Rica no hay oficinas de la empresa de vehículos eléctricos Tesla Motors; no hay repuestos para un vehículo de esta marca ni una amplia infraestructura de carga de transporte eléctrico. Sin embargo, esto no asustó a la empresa de productos orgánicos Bioland.

La empresa anunció este jueves 10 de agosto la adquisición de un vehículo Tesla Model S de última generación, que trajeron al país con la intención de dar un paso hacia una flota de transporte eléctrico.

“Siempre hemos estado interesados en innovar e implementar las últimas tecnologías; sobre todo si son tecnologías que reducen nuestra huella en el planeta”, aseguró Rinsky Buitrago, gerente general de la empresa en Costa Rica.

Según Buitrago, este sería el primer vehículo Tesla en ingresar al país, ya que, a la hora de realizar la inscripción del carro en aduanas, no había ninguno de esta marca previamente inscrito. Ojo al Clima intentó corroborar esta información con el Ministerio de Hacienda, sin embargo al cierre de la edición no llegó una respuesta.

A pesar de tener una autonomía de más de 300 km por carga (que permite hacer un viaje ida y vuelta entre San José y San Isidro de El General), los ejecutivos usarán el Model S para actividades corporativas como atender a reuniones y supervisiones.

“Nosotros lo que planteamos es que en algún momento, ojalá pronto, podamos hacer nuevas incorporaciones eléctricas para que en el futuro la flota (ejecutiva) sea 100% eléctrica”, indicó Federico Hampl, vocero de la empresa.

Recientemente, una de las versiones de este modelo, el Model S 100D, rompió el récord del viaje más largo de un eléctrico sin recargar su batería, tras recorrer 1,078 km en la provincia de Salerno, Italia.

Esto se logró gracias a que los vehículos eléctricos tienen la capacidad de generar electricidad al descender una cuesta, por lo que la autonomía se puede ampliar dependiendo del relieve.

Según la compañía de productos orgánicos, este sería el primer vehículo Tesla en ingresar al país.

(Créditos: Bioland)

Además, el Model S ha sido todo un éxito de ventas. Durante los últimos cuatro meses del 2016, Tesla reportó la venta de más de 9.000 unidades; bastante si se le compara con otros sedanes de lujo como el Mercedes Benz S-Class (que colocó casi 5.000 unidades) o el BMW 7 (con poco más de 3,600 vehículos colocados).

Tesla es la primera compañía automotriz en elaborar solo carros eléctricos. De acuerdo con expertos en el mercado automotriz como Paul MacDuffie, profesor de la Universidad de Pennsylvania, el éxito del Model 3 prueba ser un paso esencial en el despegue de los carros eléctricos.

Según MacDuffie, el éxito de este vehículo permitiría volver accesible el mercado de los eléctricos al público general y le permitiría a Tesla estar a la cabeza de esta revolución eléctrica.

El precio de este Model S varía: su precio más bajo comienza en $66,000 y asciende hasta los $134,000. El último vehículo Tesla, el Model 3, logró rebajar este precio base casi a la mitad, comenzando en $35,000.

Tesla Motors aún concentra la mayoría de su mercado en los Estados Unidos y permanece ausente de Centro y Sudamérica.

Antecedentes eléctricos

Hace alrededor de 20 años, Bioland ejecutó un plan para electrificar los vehículos usados para la distribución de sus productos. Bajo este proyecto, la compañía adquirió una flota de motos eléctricas que resultaron no ser rentables para el uso de distribución debido a las grandes distancias que debían recorrer.

“Lo que pasó es que usaban una batería que se llama de ácido plomo y estas baterías tenían un rango mucho menor y se descargaban muy rápido”, explicó Hampl.

Según el ejecutivo de Bioland, la mejora en la tecnología de baterías y el uso menos exhaustivo del vehículo volvieron rentables un nuevo experimento con el transporte eléctrico.

“El futuro va hacia los carros eléctricos de baterías de litio. El rango es mucho mayor. El peso es menor. Se puede esperar mucho rendimiento y eso da las posibilidades de que carros como este Tesla sean rentables”, comentó el vocero de Bioland.

El transporte es uno de los sectores con mayor cantidad de emisiones de carbono en el mundo (14%). En Costa Rica, el impacto es mucho mayor, ya que es responsable por un 54% de las emisiones del país.