La mayoría de los árboles en el bulevar de Los Yoses -ubicado en el cantón de Montes de Oca- están enfermos, sobre maduros, afectan la infraestructura del lugar y muestran daños irreversibles. 

Más del 85% son especies exóticas, como el pino, que aportan pocos servicios ecosistémicos. Las aves no permanecen en estos árboles, por ejemplo. Además, sus raíces afectan tuberías y aceras, pues no son especies adecuadas para el sitio.

“Los árboles que hay son introducidos, mayoritariamente cipreses, algunos eucaliptos, pero nativos casi no hay y, si bien es cierto estos árboles sirven como cortina rompe viento, no atraen ninguna biodiversidad y además traen otros problemas, como que sus raíces hacen que no se pueda caminar por ahí”, comentó Miriam Miranda, coordinadora del proyecto de Paisajes Productivos del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La intervención “Conexión Viva” busca cambiar la imagen al bulevar de Los Yoses, mediante la sustitución de 80 árboles y la plantación de más de 1.000 arbustos y plantas pequeñas así como la instalación de mobiliario urbano. De hecho, el pasado lunes 5 de julio, la Municipalidad de Montes de Oca y PNUD iniciaron obras. 

Plano del área a intervenir por el programa Conexión Viva. (Foto: PNUD Costa Rica).

(Créditos: )

Además, el PNUD coordinó dos estudios fitosanitarios para determinar el estado de los árboles en el bulevar y decidir la sustitución de los mismos.

Todas las especies fueron elegidas a partir de ciertas características (tipo de copa, raíces, altura, flores y frutos) necesarias para adaptarse a las condiciones del bulevar de Los Yoses, aparte de no afectar tuberías, aceras y el mobiliario urbano que será instalado.

Los árboles se reemplazarán por especies nativas que aportan mayores beneficios al ecosistema como el vainillo, el  targuá y la flor blanca, los cuales crecerán alrededor de los 10 metros y aportarán alimento a las aves. También se sembrarán plantas, como botón de oro, que atraerán polinizadores y brindarán protección al suelo.

“Los corredores biológicos son una estrategia de conservación vital para conectar fauna, flora y los ecosistemas, y así resguardar los recursos naturales. ‘Conexión Viva’ aumenta la conectividad biológica al ser un punto clave dentro del Corredor Biológico Interurbano María Aguilar (CBIMA)”, aseguró Rafael Gutiérrez Rojas, director del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC).

Con respecto al  mobiliario, se crearán nuevos espacios para la niñez, la juventud, las personas adultas mayores y las mascotas. Además, se generará una pequeña rampa para patinar, un espacio multiuso, estructuras para ejercicio y una plataforma para recreación.

Cada intervención que se realizará, fue socializada y discutida previamente con todos los actores circundantes a la zona. (Foto: PNUD Costa Rica / Render del proyecto).

(Créditos: )

“El verde no es un lujo, es salud”

“Queremos cambiarle la cara al bulevar para ofrecer a las comunidades que lo circundan un espacio más seguro, más verde, donde lo verde es salud, donde la gente pueda disfrutar del espacio, sentirse segura, pero no solo para la gente, sino también para la biodiversidad”, comentó Miranda.

La primera etapa de la intervención se realizará en julio y agosto de este año. En esta,  el gobierno local removerá 20 árboles, y luego plantará 40. Además, se sembrarán también plantas más pequeñas. Paralelamente se crearán los nuevos espacios.

En mayo y junio del 2022, se realizará la segunda etapa, donde  se removerán 60 árboles y se sustituirán con 40. Se colocará también una pequeña rampa para patinar, un espacio multiuso, estructuras para ejercicio y una plataforma para recreación.

Al final de toda la intervención, se mantendrá la misma cantidad de árboles pero con una mejor distribución. 

Por su parte, Marcerl Soler Rubio -alcalde de Montes de Oca- comentó que las municipalidades deben usar la ciencia para entender problemas que se presentan desde hace muchos años. “Esta iniciativa se enmarca en la estrategia de mitigación y adaptación al cambio climático, y aportará significativamente a las estrategias de mejora y aumento de la masa arbórea en el cantón” comentó.

Erick Solano, presidente ejecutivo del Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU), destacó la importancia de acercar la agenda urbana con la ambiental. “Solo considerando las necesidades de los ecosistemas podremos construir ciudades verdes, resilientes y sostenibles”, dijo.

La intervención ‘Conexión Viva’ representa una inversión de más de $100.000 en cooperación no reembolsable para el CBIMA y para el gobierno local.

Miranda aseguró que la intervención en Los Yoses es solo el principio y todavía hay mucho trabajo por hacer. “Lo más importante es que sí es posible poder transformar la ciudad en entornos más amigables, más inclusivos, donde las personas puedan disfrutar”, declaró.