Los turistas que visiten Costa Rica ahora tienen la opción de conocer cuál fue la huella de carbono que dejaron en el territorio nacional. Esto mediante una calculadora creada por el Fondo de Financiamiento Forestal (Fonafifo). 

La aplicación web Calculadora de Emisiones de Gases con Efecto Invernadero (GEI) realiza un recuento de las emisiones generadas por vuelos aéreos, transporte terrestre, uso de aire acondicionado o por consumo eléctrico.

Esta calculadora brinda a los viajeros la opción de cancelar directamente a los hoteles el costo por tonelada de dióxido de carbono emitida, de acuerdo con la base de estimaciones de Fonafifo. Los “créditos de carbono”  equivalen a la reducción de una tonelada métrica de dióxido de carbono equivalente. Esta reducción se logra mediante la ejecución de proyectos energéticos y forestales.

Según datos del ICT, en el año 2018, Costa Rica recibió 3,016 millones de turistas. Todas estas personas generaron un total de 4,76 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente, de las cuales un 37,54% correspondía a vuelos aéreos provenientes de Europa y un 46,92% a vuelos cuyo punto de partida fue América del Norte. Este cálculo, por ejemplo, se obtuvo mediante la calculadora de Fonafifo.

La iniciativa es un trabajo conjunto de Fonafifo, el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y el Ministerio del Ambiente y Energía (MINAE), cuya relación de colaboración tiene larga data. 

Desde el año 1997, el país ha logrado más de 100 convenios con organizaciones e instituciones para apoyar el financiamiento de Pago por Servicios Ambientales (PSA). Además de promover acuerdos de cooperación con el sector hotelero y turístico.

“Este tipo de alianzas llegan a crear esperanza en un momento muy difícil (la pandemia)”, afirmó Carmen Roldán Chacón, jefa de Mercadeo de Fonafifo.

Sumar a turistas conscientes

El proyecto forma parte de los esfuerzos que el Gobierno costarricense y el sector privado se encuentran realizando con miras a cumplir las metas del Plan Nacional de Descarbonización 2050.

“Nos complace que el sector hotelero asuma un papel protagónico en la agenda climática, para juntos construir un mejor país y un mejor planeta”, recalcó la ministra de Ambiente y Energía, Andrea Meza, en un comunicado.

Cabe recalcar que la opción de compensar las emisiones es totalmente voluntaria y no significa una tarifa extra que se cobre a los turistas. Según Roldán, en la actualidad los ingresos voluntarios de la iniciativa han sido de unos $10.169, lo cual evidentemente está lejos de lo esperado, pero el tema de la pandemia fue inesperado a nivel mundial. 

Sin embargo, las instituciones implicadas sí esperan que el número de viajeros que accedan a esta opción se incremente conforme el turismo se reactive después de la pandemia. “Se está trabajando con una universidad de Suiza para crear una estrategia de promoción y divulgación a nivel de Europa sobre por qué seleccionar nuestra iniciativa”, agregó Roldán.

Aunque aún se sigue en pandemia, el turismo está dando señales de irse recuperando poco a poco con respecto al 2020. En los primeros seis meses del 2021, el país recuperó la mitad del mercado de los Estados Unidos comparado con el mismo periodo del 2019. Se registró un ingreso total de 362.435 viajeros estadounidenses por la vía aérea,  según datos de la Dirección General de Migración y Extranjería analizados por el ICT.

Este número representa un 50% comparado con los primeros seis meses del año 2019, previo a la pandemia del COVID-19, cuando arribaron 734.509 estadounidenses.

En lo que va del 2021, el país registra el ingreso total de 497.449 turistas por la vía aérea, que constituye la más importante puerta de entrada al país; 14% de las llegadas internacionales fueron de europeos.

Según establece el acuerdo firmado entre el ICT y Fonafifo, si se toma como referencia la meta país de alcanzar un 60% de cobertura forestal, con solamente un 10% de las emisiones compensadas por año (unas 476.541 toneladas equivalentes de emisiones de GEI) se lograría una captación anual de $3,5 millones.

“Invitamos a los turistas a mitigar sus viajes para contribuir con la protección de los bosques que hacen de Costa Rica un santuario natural de bienestar”, explicó el ministro de Turismo, Gustavo Segura.

Destino de los recursos

Los recursos obtenidos mediante la plataforma serán utilizados en el Programa de Pago por Servicios Ambientales (PSA), un instrumento financiero de conservación que ha ayudado para detener la deforestación en el país. Con esto se busca incentivar el apoyo a la conservación de la biodiversidad en un país que alberga cerca del 6% de la diversidad biológica reconocida en el planeta.

Según reportó el ICT, en 2018, en el país hay zonas turísticas que exigen un consumo mayor sobre los recursos naturales. De los 2.31 millones 4.888 de turistas entrevistados que llegaron vía aérea, una gran mayoría de ellos se desplazaría a alguna o varias de las fincas ubicadas en las Unidades de Planeamiento Turístico (UPT), a saber: en Guanacaste (38,1%), Llanuras del Norte (31,7%), Pacífico Medio (26,6%) y Valle Central (47,2%). Siendo así estos lugares los que tienen una prioridad a la hora de la inversión de los PSA.

La ejecución de los recursos en PSA se realiza en diferentes actividades forestales, por ejemplo, la siembra de árboles. (Foto: Miriet Abrego Zuñiga).

(Créditos: Miriet Abrego Zuñiga)

Esta estimación se realizó tomando como referencia el lugar donde se ubica el establecimiento de hospedaje, según mencionaron las personas entrevistadas en los aeropuertos internacionales Juan Santamaría y Daniel Oduber Quirós.

CANAECO suma su iniciativa

La Cámara Nacional de Ecoturismo (CANAECO) ya está familiarizada con este tipo de iniciativas, incluso desde su organización cuentan con “Viajeros con Conciencia Climática”, un proyecto que lleva más de 10 años en servicio. 

Esta iniciativa se ha enfocado en la contabilización de la huella de carbono generada por el transporte aéreo y terrestre, ya sea de personas físicas o jurídicas. Según explicó Dayana Hernández, directora ejecutiva de CANAECO, a lo largo de la década se han generado $18.000 para el PSA. 

A partir del 2021 firmaron el convenio con Fonafifo para acceder a los créditos de carbono y a la calculadora digital. Además, las estadísticas e ingresos que se generen desde su gestión podrán ser contados a nivel nacional. 

El director general del Fonafifo, Jorge Mario Rodríguez, indicó que las alianzas público-privadas han aportado sustantivamente al Programa de PSA en el marco de la pandemia y las afectaciones presupuestarias.

“Los recursos generados nos permitirán favorecer a pequeños y medianos propietarios de fincas que protegen ecosistemas forestales, principalmente en zonas rurales donde existen problemas graves de desempleo y con índices muy bajos de desarrollo”, acotó Rodríguez.