Paradise es un pueblo al norte de California y hogar de unas 26 mil personas. Hoy, la mayoría de esta comunidad está reducida a cenizas.

El último incendio en la región –apodado Camp Fire– se convirtió en el más destructivo de la historia de California, pues ha dejado al alrededor de 80 personas fallecidas hasta el momento y un tamaño mayor al de la ciudad de Atlanta. Expertos sugieren que esto podría ser un aviso de los impactos del cambio climático en ese estado.

El reporte National Climate Assessment, elaborado por más de 300 científicos estadounidenses en el 2014, indica que el cambio climático podría aumentar la vulnerabilidad a incendios de regiones que ya eran vulnerables como California.

“Los posibles cambios climáticos proyectados sugieren que los bosques occidentales en los Estados Unidos se verán cada vez más afectados por incendios grandes e intensos que ocurren con mayor frecuencia”, indica el informe.

Estos impactos ya se comienzan a ver. De los 20 incendios más grandes en la historia de California, 15 han sucedido desde el año 2000 y seis de ellos han sucedido en el último año, según datos oficiales.

Autoridades de parques nacionales, además, reportan que los bosques de la región están exhibiendo condiciones más secas y cálidas.

De acuerdo con el reporte, California también sería más vulnerable a incendios por causa del cambio climático porque la temporada donde más eventos de este fenómeno ocurren sería más larga.

Noviembre tradicionalmente había marcado el comienzo de la época lluviosa en la región y el fin de la temporada de incendios, hasta que, en el 2017, el incendio Thomas consumió más de 100 mil hectáreas entre diciembre y enero.

Ahora, expertos incluso advierten que, por el aumento de la temperatura y las condiciones más áridas, dejaría de existir una “temporada”. Los incendios, más bien, se convertirían en una amenaza durante todo el año.

Un bombero de California se acerca a una casa consumida por el Camp Fire . Reportes oficiales indican que para el 19 de noviembre este incendio estaba contenido en un 65%.

(Créditos: )

Personas evacuadas duermen en tiendas de campaña en un parqueo del supermercado Walmart.
Muchos de ellos se contagiaron de un virus de diarrea y vómito en el campamento, según reportes oficiales.

(Créditos: )

         Los animales recatados en Paradise, California, están en tres albergues montados en las afueras de la comunidad.             La mayoría sigue sin encontrar a sus dueños, según autoridades locales

 

 

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, frunce el ceño mientras evalúa los impactos del incendio Camp Fire junto al gobernador de California, Jerry Brown (a la derecha). (Fotos: AFP )