El Gobierno de Costa Rica anunció la conformación de una coalición global que busca posicionar las Áreas Marinas Protegidas (AMP) como herramientas clave para enfrentar la crisis climática. Este compromiso también lo han tomado Chile, Francia, Reino Unido y  Estados Unidos.

La decisión llega con anticipación a las conferencias que Naciones Unidas sostendrán este año sobre el cambio climático (COP 26) y sobre la biodiversidad (COP 15). 

El grupo tendrá el nombre de “Alianza Internacional para las Áreas Marinas Protegidas, la Biodiversidad y el Cambio Climático”. Contarán con el respaldo científico de representantes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) y de la Alianza de Ciencia y Tecnología Marina de Escocia. 

Esta organización se encargará de trabajar con líderes mundiales para brindarles información y herramientas necesarias que fomenten y visibilicen la contribución de las AMP a la hora de mitigar los efectos del cambio climático en el océano.   

“Los humedales costeros, manglares y algas marinas, o ’Carbono Azul’ proveen fijación de carbono a largo plazo y de forma medible,” explicó  Haydée Rodríguez, viceministra de Aguas y Mares de Costa Rica. “Este ecosistema dentro de las áreas marinas protegidas es clave en el mantenimiento del adecuado balance del océano y en el proceso de resiliencia del mar”, concluyó.

Conforme el ritmo de la temperatura del planeta Tierra aumenta, el cambio climático y la acidificación de los océanos tienen un mayor impacto en las especies, ecosistemas y personas, lo que pone en peligro la seguridad alimentaria, la protección de las costas, el sustento de las personas y un desarrollo económico. 

Sobre la conformación

Según expone el comunicado de prensa, los miembros de esta Alianza “están comprometidos a explorar sinergias, intercambiar conocimiento y experiencia, y a trabajar en conjunto”, con el fin de abordar vacíos en el conocimiento científico que permitan promover a las AMP como herramienta para combatir el cambio climático.

Cada uno de los países participantes tendrá una agencia de su gobierno siendo participe. En el caso de Costa Rica será el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE); el Ministerio del Medio Ambiente de Chile; la Oficina de los Santuarios Marinos Nacionales de NOAA en los Estados Unidos; la Agencia Francesa de Biodiversidad; y el Comité Conjunto para la Conservación de la Naturaleza (JNCC) de Reino Unido.