¿Olimpiadas bajas en carbono? Esa es la meta para los próximos años y ya el Comité Olímpico Internacional (COI) dio el primer paso.

Para tener más control sobre esa huella, y con ayuda de Naciones Unidas, el COI elaboró dos guías que orientarán a los comités que organizan los Juegos Olímpicos y Paraolímpicos en cómo medir sus emisiones de gases contaminantes.

El COI se dispuso a reducir la huella de carbono de los eventos que organiza. Esta huella es el total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que se genera a partir de una actividad.

Estos gases, al acumularse en la atmósfera, impiden que los rayos solares salgan al espacio y eso provoca que la temperatura se incremente. A largo plazo, ese calentamiento contribuye al cambio climático.

Ambas guías fueron presentadas en el marco de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP24), que tiene lugar en la ciudad de Katowice, en Polonia. Con ellas, el COI y Naciones Unidas esperan que más organizaciones deportivas, atletas y aficionados se inspiren y se sumen.

Deportes más verdes

De hecho, en esa misión no están solos. Aunado a la presentación de la guías, Naciones Unidas lanzó la Plataforma Deportiva para la Acción Climática, que reúne a organizaciones, equipos, atletas y aficionados con el objetivo de cumplir con las metas contempladas en el Acuerdo de París.

Ya se han unido organizaciones deportivas como FIFA, UEFA, la Federación Francesa de Tenis – Roland Garros, la Federación Internacional de Vela y la Liga Mundial de Surf. En cuanto a eventos, dos Juegos Olímpicos de Verano se sumaron a la iniciativa: Tokio 2020 y París 2024. Formula E y la Copa Mundial de Rugby 2021, también lo hicieron.

Otros que se sumaron fueron los equipos AC Fukushima United, Forest Green Rovers Football Club, Kamakura International Football Club and Gangsters, Kyoto University American Football Club, Kyoto University Football Club, Sano High-School Rugby Club y Tokohu Ice Hockey Club Co.

La plataforma tiene dos objetivos claros: el primero es hacer que los eventos deportivos sean más sostenibles y bajos en emisiones de carbono. El segundo es utilizar a los deportes como una herramienta que promueva la concientización climática y motive a la acción por parte de las personas.

“Nuestro compromiso con la protección de nuestro clima sigue siendo inquebrantable. Reconocemos la necesidad crítica de que todos ayudemos a implementar el Acuerdo de París y aceleremos el cambio necesario para alcanzar la neutralidad de las emisiones de gases de efecto invernadero en la segunda mitad del siglo XXI”, destacó Fatma Samoura, Secretario General de FIFA.

“El cambio climático es el mayor desafío que enfrenta el planeta. La UEFA cree firmemente que el fútbol, ​​con su fuerte y creciente conciencia ambiental, en particular en áreas como la gestión sostenible de eventos, tiene el deber de desempeñar un papel en el tratamiento de este problema. Es por eso que nos complace tener la oportunidad de sumarnos a la Plataforma Deportiva para la Acción Climática”, dijo Aleksander Čeferin, presidente de UEFA.