Las decisiones sobre cambio climático en Costa Rica tendrán dos nuevas fuentes de información: la gente y los especialistas.

Como parte de sus compromisos nacionales tras firmar el Acuerdo de París en 2015, el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) está creando dos consejos, uno ciudadano y uno científico, que asesoren al país en sus acciones en materia de cambio climático.

Los cuerpos se llaman el Consejo Científico de Cambio Climático (que el Minae llama 4C) y el Consejo Consultivo Ciudadano de Cambio Climático (que la cartera llama 5C).

Con la creación de estos consejos, el país espera que el proceso de toma de decisiones en cambio climático se nutra con nuevos insumos.

“Estamos invitando a todos los sectores y actores de la sociedad costarricense a ser parte de la ruta nacional en cambio climático”, explicó el ministro de Ambiente y Energía, Edgar Gutiérrez.

Gutiérrez habló a un grupo de periodistas latinoamericanos reunidos en San José para un taller regional de cambio climático y dijo que ya estaban listos los decretos ejecutivos que darían luz a los consejos.

La promesa de crear estos dos cuerpos asesores la hizo el país en 2015, cuando presentó ante la comunidad internacional el plan nacional para implementar las acciones del Acuerdo de París. Este plan se conoce en jerga climática como NDC, siglas en inglés para contribución nacionalmente determinada.

Según este documento, el llamado 4C será formado para asesorar y guiar el Consejo Sectorial de Ambiente, en particular al Ministro rector del sector.

Este Consejo estará compuesto por académicos y expertos nacionales e internacionales, así como funcionarios locales de instituciones como el Instituto Meterológico Nacional (IMN), del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), del Consejo Nacional de Rectores (CONARE) y del Centro Nacional de Información geoAmbiental (CENIGA).

Por su parte, el cuerpo ciudadano “permitirá construir un espacio permanente de diálogo ciudadano sobre este fenómeno, con amplia participación del sector privado, sociedad civil organizada y academia”.

Aquí estarían cámaras empresariales, organizaciones no gubernamentales y especialistas de universidades, según explicó el asesor senior de cambio climático, Pascal Girot.