En una decisión inédita en las negociaciones climáticas, Costa Rica y Chile anunciaron este 14 de diciembre cooperar para llevar adelante la próxima Cumbre de Cambio Climático de la ONU (COP25) de manera conjunta.

La propuesta será presentada a la asamblea plenaria de la Conferencia de Naciones Unidos sobre Cambio Climático (COP24), que actualmente tiene lugar en la ciudad de Katowice en Polonia.

Así lo dio a conocer Carlos Manuel Rodríguez, ministro de Ambiente y Energía de Costa Rica, en declaraciones a LatinClima.

Rodríguez explicó que, en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (tratado que rige las negociaciones climáticas) no existe la figura de co-presidencia, por lo que formalmente la presidencia sería asumida por Chile.

En la práctica, según aseguró el ministro, se ensayaría un modelo de co-anfitriones, una modalidad inédita hasta el momento en las negociaciones de cambio climático.

“Nosotros tendremos un papel protagónico en la organización y en la dirección política de la COP25. De hecho, viajaré a Chile en la segunda semana de enero para poder empezar a crear los cuadros de trabajo y la coordinación necesaria que se requiera”, detalló el ministro de Ambiente y Energía de Costa Rica.

Carrera por las negociaciones

A finales de noviembre, Brasil desistió de asumir la presidencia de la COP25 por órdenes del nuevo presidente Jair Bolsonaro. Con esa decisión, la región de América Latina y el Caribe temía perder una valiosa oportunidad para demostrar liderazgo en las negociaciones climáticas.

Por ello, y a pesar del corto plazo, Costa Rica y Chile decidieron postularse como candidatos para ser sede de las negociaciones de la ONU sobre cambio climático, las cuales convocan a alrededor de 30 mil personas de casi 200 países cada año.

Bajo este contextos, ambos países llegaron a Katowice y, a lo largo de esta semana, sus ministros se enfrascaron en conversaciones con otras delegaciones en procura de apoyo para su candidatura, sobre todo de las 33 naciones que son miembros del Grupo de América Latina y el Caribe (GRULAC). 

“Chile ha logrado que no haya objección de GRULAC a su candidatura, lo cual nos parece maravilloso y es importante para que América Latina pueda organizar la próxima COP”, destacó Rodríguez.

Para el ministro, la prioridad era que América Latina no perdiera la sede de la próxima cumbre y se mostró satisfecho con el acuerdo con Chile, destacando que se está presentando una propuesta novedosa que privilegia la colaboración en pro de la acción climática. 

*Esta nota fue originalmente publicada en la página de LatinClima y fue republicada con el permiso de sus autoras.