Tras una semana de negociaciones en la Conferencia de Cambio Climático de la ONU (COP24) en Polonia, dos países se perfilan como los favoritos para albergar la próxima cumbre: Chile y Costa Rica.

Así lo afirmaron a Ojo al Clima miembros de la delegación de Costa Rica en las negociaciones climáticas y aseguraron que ambos países continúan en la pugna por ser sede  del evento, que reúne todos los años a alrededor de 30 mil personas de casi 200 países.

De acuerdo con Andrea Meza, directora de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), ambos países continúan “muy interesados” en recibir la cumbre, pero asegura que Costa Rica tiene a su favor una trayectoria “más sólida”.

“Costa Rica tiene una trayectoria mucho más sólida y moral en su compromiso con la descarbonización. Costa Rica ya tiene un Plan de Descarbonización y tiene un presidente que habla de la descarbonización como el mayor hito en la economía”, aseguró Meza.

Otro factor que juega a favor de Costa Rica, según Meza, es una posición geográfica muy favorable. De acuerdo con la delegada, esto facilitaría el viaje de los más de 10 mil representantes gubernamentales que se espera para esta cumbre.

“Tenemos unas condiciones (geográficas) de estar en la mitad del continente. Eso también es muy estratégico incluso para viajes desde diferentes partes del mundo” señaló Meza.

Chile, por su parte, también se perfila como un fuerte candidato y, entre los recintos probables se mencionan el Centro de Convenciones Espacio Riesco (con capacidad de unas 6.000 personas) y el Parque O’Higgins (12.000 personas), ambos en la capital, Santiago.

Los países de Latinoamérica deberán correr para definir la sede de la próxima cumbre, ya que Brasil -quien iba a ser el principal candidato- retiró su candidatura para albergar la cumbre hace menos de un mes, por orden del nuevo presidente Jair Bolsonaro.

“Vemos esta COP como una COP de transición, una COP clave para hacer el llamado a tomar acciones ambiciosas y a que todos los países comiencen a trabajar en la mejora de sus compromisos, que tenemos que presentar mejorados en el 2020”, finalizó Meza.

Semana clave

Durante la segunda semana de negociaciones climáticas en Polonia, muchas incertidumbres deberán ser resueltas. En esta semana, justamente, debe quedar listo un libro de reglas para el Acuerdo de París.

Estas reglas fijarán las acciones que deben tomar los países para cumplir con una reducción importante de gases de efecto invernadero. De acuerdo con nuevos reportes de la ONU, estas acciones deben ser drásticas para evitar fuertes impactos económicos y sociales.

Para Costa Rica, esta también será una semana clave para conseguir el financiamiento necesario para lograr albergar la próxima Cumbre del Clima.

Según confirmaron los delegados de Costa Rica, el Ministro de Ambiente, Carlos Manuel Rodríguez, se estará reuniendo con representantes de países europeos y de América para buscar apoyo financiero. El ministro, incluso, ya se reunió con la Ministra de Ambiente alemana, Svenja Schulze.

Según indicó el Ministerio de Ambiente en un comunicado anterior, se buscará que la conferencia se financie en un 80% a través de cooperación internacional.

Además, según aseguraron los delegados, no está sobre la mesa celebrar la cumbre fuera de la región. Fiji, por ejemplo, hizo esto en el 2017, cuando asumió la presidencia de las negociaciones pero estas se llevaron a cabo en Alemania, ya que el país no podía asumir la logística de las negociaciones.

De acuerdo con Meza, los países se están proponiendo tener una sede definitiva para el final de esta semana.