Si bien Facebook considera que el cambio climático es real, que la ciencia es inequívoca y la necesidad de actuar crece cada día, sus esfuerzos por evitar la desinformación climática no han sido suficientes, según se lee en un reporte publicado por la campaña Stop Funding Heat.

Para los autores del informe, llamado On the Back Burner: Cómo la inacción de Facebook ante la desinformación alimenta hoy la crisis climática mundial, no se le ha prestado la atención debida al rol que juega esta red social en la propagación de desinformación climática y cómo su inacción en este tema ha alimentado la crisis climática. 

Desinformación y política

Este año resulta crucial para la lucha contra la crisis climática que vivimos, ya que la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático en su edición número 26 (COP26) tomará lugar en Glasgow (Escocia) durante el mes de noviembre. Esta será la más relevante desde la entrada en vigor del Acuerdo de París, y los gobiernos deben endurecer las medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. 

Según el informe, actores con intereses establecidos evitarán las acciones que deben tomar los gobiernos para reducir emisiones a toda costa y harán uso de plataformas sociales para socavar la ciencia y promover un atraso en estas medidas, por lo que se espera un aumento de desinformación coordinada desde las  redes sociales y “Facebook deberá tomar las medidas necesarias para evitar atrasos en la acción climática y así prevenir una catástrofe”. 

Estudios privados, a los cuales tuvo acceso la campaña pero no son accesibles para toda la ciudadanía, muestran como -durante eventos políticos relacionados al clima- las noticias sobre cambio climático aumentan al igual que las campañas de desinformación. 

Este fenómeno, que también se ha analizado en otros estudios y quedó evidenciado en casos como, por ejemplo, cuando algunos países se retiraron del Pacto Mundial sobre Migración debido a la desinformación que circuló. Otro ejemplo es la información sobre los incendios en Oregon en el 2020, la cual se difundió por grupos privados en Facebook a pesar de que la plataforma prometió eliminarla. 

Postura pública

Facebook ha resaltado su compromiso en la lucha contra el cambio climático y, en setiembre del 2020, lanzó dos iniciativas. La primera es la plataforma Climate Science Information Center que conecta a las personas con información factual y actualizada sobre el clima. 

De igual manera, por medio de una alianza con más de 70 organizaciones independientes de comprobación de datos -de las cuales solo hay una especialista en ciencia climática- , Facebook espera reducir la distribución de publicaciones falsas. 

De acuerdo al reporte de Stop Funding Heat, estas iniciativas son las únicas que tiene Facebook y resultan pocas para luchar contra la desinformación climática, ya que mensualmente solo se comprueban seis hechos climáticos en comparación con los 4750 millones de artículos que se comparten diariamente en la plataforma. 

Realidad en Facebook

En el año 2020, senadores de Estados Unidos enviaron una carta abierta a Facebook preguntando si la información falsa sobre la crisis climática es considerada por la plataforma como fake news, la respuesta fue un ‘sí’ a pesar de que esto no es referenciado en ninguna documentación de la corporación 

En las normas comunitarias -las cuales dictan las reglas sobre lo que las personas y organizaciones publican en esta red social- no se hace mención del cambio climático, al igual que en las políticas de publicidad

Con respecto a la desinformación, en la sección 21 (llamada noticias falsas), se aclara que estas no se eliminan de la plataforma sino que se reduce su circulación de manera significativa. Mark Zuckerberg, creador y presidente de Facebook, mencionó, en abril del 2020, que un contenido se eliminará si su desinformación podría terminar en daño físico inminente de los usuarios. 

Esto fue recalcado, durante una entrevista con NBC, por Nick Clegg -quien es jefe de relaciones internacionales y comunicación de Facebook- al decir que la plataforma solo eliminará contenido cuando represente un daño real para el mundo. 

Se supone que en los anuncios de Facebook no debería aparecer desinformación climática, pero esto está lejos de ser una realidad. InfluenceMap -think tank que provee datos sobre cómo los negocios afectan la crisis climática- demostró que 51 anuncios que negaban la existencia de la acción humana en el cambio climático se vieron 8 millones de veces de enero a junio en el 2020 y tuvieron un costo de aproximadamente $42.000. De estos 51 anuncios, solo uno fue descontinuado por Facebook. 

El informe, publicado por la campaña Stop Funding Heat, revela que a pesar de la postura positiva que tiene Facebook con respecto a la lucha contra la desinformación climática, sus políticas para combatirla son débiles. 

De hecho, el reporte brinda una lista de recomendaciones para combatir esta problemática:

  • Dar prioridad a la gestión de la desinformación climática y actualizar sus políticas en consecuencia.
  • Ser más transparente y compartir regularmente cómo se difunde la desinformación en la plataforma e informar sobre la eficacia de las medidas adoptadas para evitar su difusión.
  • Dejar de beneficiarse de la desinformación sobre el clima eliminando todo el contenido relevante en la plataforma publicitaria.
  • Tomar medidas contra los infractores que difunden regular e intencionadamente desinformación sobre el clima.