En lo que llevamos del 2016, Costa Rica lleva 150 días generando electricidad con fuentes 100% renovables, anunció el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Esto significa que en este lapso –que incluye un período de 76 días seguidos desde el 17 de junio– el país únicamente generó electricidad con alguna de sus cinco fuentes renovables, que son hidroelectricidad, geotermia, biomasa, eólica y solar. 

Sin embargo, el ICE compra al mercado centroamericano una pequeña parte de la electricidad consumida en el país (entre 1% y 2% entre julio y agosto, según el gerente de electricidad, Luis Pacheco). Como no hay certeza que los otros países usan únicamente fuentes renovables para esa electricidad, no puede decirse que nuestro consumo eléctrico es 100% verde.

A pesr de esto, al contrastar la generación costarricense con el resto del mundo, el hito es notorio. El país concluyó el primer semestre de 2016 con 96,36% de generación eléctrica basada en fuentes renovables, según datos preliminares del Centro Nacional de Control de Energía (CENCE) del ICE y en los primeros dos meses del segundo semestre –julio y agosto– toda la electricidad que generó provino de fuentes verdes.

En comparación, el mundo apenas genera una quinta parte (entre un 20 y un 23%, según el cálculo) de su electricidad por fuentes renovables. El siguiente gráfico, tomado del informe “Energías renovables, reporte de la situación mundial 2016” de REN21 muestra la capacidad instalada (es decir, cuánto podría teóricamente producir si todas las plantas funcionaran a la vez) que tenía el mundo el año pasado.

Esta es la capacidad instalada del mundo en 2015, según la organización REN21.

Esta es la capacidad instalada del mundo en 2015, según la organización REN21.

(Créditos: REN21)

Parte de esa generación, el ICE la vende a otros países mediante el mercado eléctrico centroamericano, una red regional donde los países intercambian energía y donde el instituto también compra cuando lo necesita.

“Podemos asegurar que la generación de país es 100% renovable. El componente que se importa se negocia en una bolsa (eléctrica) y puede ser cualquier tipo de energía. Por ejemplo, si viene de Panamá puede ser hidroeléctrico porque la tienen cerca de la frontera. Si viene de Guatemala podría ser un componente de varias fuentes”, explicó el gerente Pacheco.

¿Cuándo compra el ICE y por qué? En general, nuestro país busca generar la mayor cantidad de electricidad posible con fuentes renovables y, cuando llega a ese tope, debe tomar una decisión: enceder las plantas térmicas que usan búnker o comprar a los otros países centroamericanos.

“La premisa básica es optimización de costos. Se despacha (genera y compra) lo del menor costo. Así, si encontramos en Centroamérica algo de menor costo entonces se sustituye por lo que sea de menor costo acá”, apuntó el gerente.

La última vez que se encendió una térmica fue el 16 de junio, cuando produjo 1% de la demanda diaria y por eso la institución asegura que lleva 76 días con generación renovable.

Sin embargo, como no puede saber con exactitud cuáles fuentes se usaron para producir la electricidad que importa de Centroamérica, tampoco se puede decir que consumimos electricidad 100% limpia.

Generación eléctrica en Centroamérica, según el Estado de la Región 2016.

Generación eléctrica en Centroamérica, según el Estado de la Región 2016.

(Créditos: Estado de la Región 2016)

De hecho, como se aprecia en el gráfico anterior, la generación eléctrica en la región todavía depende en mayor medida de combustibles fósiles como el carbón. En muchos casos, la electricidad más barata viene de esta fuente.

Según Pacheco, en julio y agosto la compra a Centroamérica no superó el 2% del total consumido.

El gerente de electricidad del ICE asegura que con la entrada en funcionamiento del Proyecto Hidroeléctrio Reventazó el país tendrá una generación eléctrica todavía más renovable en 2017. Esta plata se inaugurará oficialmente el 16 de setiembre.

El año pasado, Costa Rica cumplió 299 días sin utilizar combustible para generar electricidad.

Energía.

Esto tampoco significa que nuestro país utilice energía renovable.

Según datos del Estado de la Nación 2015 (tomados de la Dirección Sectorial de Energía), en el 2014, el consumo total de energía en Costa Rica “se abasteció en un 72,1% con hidrocarburos, un 25,8% con electricidad, un 2,1% con coque y un 0,04% con biomasa”.

“Mientras otros países tienen matrices eléctricas que generan con carbón, nosotros tenemos un modelo renovable. El reto nuestro no es el mismo que el de otros”, explicó en abril Irene Cañas, viceministra de Energía.

¿Por qué pasa esto? Porque fuera del consumo eléctrico en casas, comercios y fábricas, nuestro país tiene un enorme gasto energético para mover a la enorme flotilla vehicular del país, que todavía utiliza petróleo y sus derivados.