Estados Unidos comunicó formalmente este lunes a Naciones Unidas su retiro del Acuerdo de París sobre el clima, anunció el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Estados Unidos no puede salirse del acuerdo instantáneamente, sino que debe esperar un año para concretar el proceso. Esto es por una cláusula que da un lapso de un año para que Washington pueda efectivamente concretar su salida.

“Hoy, Estados Unidos inicia el proceso de retiro de los acuerdos de París. Conforme a los términos del acuerdo, Estados Unidos sometió una notificación formal de su retiro a las Naciones Unidas. El retiro será efectivo un año después de la notificación”, declaró Pompeo.

La partida tendrá lugar no antes del 4 de noviembre de 2020, es decir al día siguiente de la elección presidencial estadounidense, en la que Trump pugnará por un segundo mandato.

A pesar de que el presidente Trump anunció su intención de salir del acuerdo en el 2017, no podía comenzar con el proceso de salida hasta este momento.

Pompeo invocó nuevamente “la injusta carga económica impuesta a los trabajadores, corporaciones y contribuyentes estadounidenses por los compromisos asumidos por Estados Unidos en virtud del acuerdo”.

Al presentar a Estados Unidos como un buen alumno en la lucha contra las emisiones de gases de efecto invernadero, prometió que Washington continuaría “proponiendo un modelo realista y pragmático en las conversaciones internacionales sobre el clima”.

“Continuaremos trabajando con nuestros socios internacionales para crear resiliencia a los impactos del cambio climático”, dijo Pompeo.

“Como en el pasado, Estados Unidos continuará promoviendo la investigación, la innovación y el crecimiento económico mientras reduce las emisiones y se comunica con (sus) amigos y socios en todo el mundo”, señaló.

A pesar de dejar el Acuerdo de París, Estados Unidos retiene su asiento en las negociaciones sobre cambio climático de la ONU, que se reúnen todos los años en la Conferencia de las Partes (COP).