Nuestro planeta no es el mismo que en el 2009 y los seres humanos llevamos gran parte de la culpa por eso.  Ahora, muchos de estos cambios ponen en riesgo a diferentes comunidades alrededor del mundo, incluyendo asentamientos costeros y familias agrícolas en nuestro país. 

Por eso, en Ojo al Clima nos sumamos al #10yearschallenge con nuestra propia lista de cómo ha cambiado el clima, la energía, el transporte y los bosques del mundo en la última década. Hay noticias buenas y algunas no tan alentadoras, pero vivimos ciertamente en un planeta diferente.

1. Las renovables crecen cada año.

La energía solar y eólica están creciendo cada vez más, pero también existen avances en hidroelectricidad, biomasa y otras fuentes renovables. De toda la capacidad de las plantas de generación eléctrica construidas en 2017, más del 70% fueron de fuentes limpias, revelan los datos del Renewables 2018 Global Status Report, que publica la organización REN21.

La capacidad instalada de renovables se duplicó en los últimos diez años, con un fuerte protagonismo de solar y eólica.

(Créditos: REN21)

2. Pero el carbón, petróleo y gas natural todavía dominan el mundo.

A pesar del crecimiento de las renovables, todavía la gran mayoría de la electricidad se genera con combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural). El siguiente gráfico revela que las renovables han robado un poco del mercado a las energías más sucias y a las centrales nucleares, pero todavía el avance es insuficiente, como muestran los datos de BP Statistical Review of World Energy.

3. El Ártico perdió mucho hielo en esta década.

El hielo del ártico viene en declive desde los años 80. Esta última década tuvimos el año con menos hielo en el Ártico desde que existen registros satelitales de la NASA: el 2012.

En la última década, el Ártico perdió alrededor de 2.300 gigatoneladas de hielo de acuerdo con la NASA. En comparación, si pesamos a todos los seres vivos del planeta (incluyendo plantas, humanos, otros animales y bacterias) son apenas 550 gigatoneladas.

La capa de hielo marino en el Ártico se reduce cada año. Los científicos estiman que para finales de este siglo no habrá hielo en el verano ártico.

(Créditos: )

4. Fue una década muy caliente, la más caliente hasta ahora.

De los 10 años más calientes registrados en la historia, siete estuvieron en la última década, según datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés).

Según la NASA, a pesar de que aún no ha terminado, la década del 2010 al 2020 ya será la década más caliente registrada en la historia humana.

5. Y cada año aumentamos la proporción de dióxido de carbono, el gas clave en calentamiento global

Nunca antes en la historia humana ha habido tanto dióxido de carbono en la atmósfera como hoy. Eso ahora es irreversible.

En el 2016, entramos a una nueva era: la de las 400 partes por millón de CO2 en la atmósfera. Este número es el límite del que advertían los científicos climáticos durante años. Nosotros lo terminamos de sobrepasar en la última década.

En la historia de la Tierra, un aumento de 30 partes por millón de CO2 duraba usualmente varios miles de años, pero nosotros logramos llegar a ese punto en la última década.

También está aumentando la cantidad anual de dióxido de carbono que liberamos a la atmósfera, como se puede ver en el siguiente gráfico, con datos del Global Carbon Project.


6. Pero cada vez la energía renovable, en particular la solar, es más barata.

Durante miles de años, el sol ha sido la fuente de energía principal de la vida en nuestro planeta. Ahora, es más barato que nunca aprovecharlo para generar electricidad.

Producir un kilowatt por hora en Estados Unidos pasó de costar $350 en el 2009 a $50 en el 2017, según un estudio de la firma de asesoría financiera Lazard.

7. Confirmamos que somos adictos a talar.

La última década nos ha mostrado que somos adictos a derribar bosques y el Amazonas es la principal víctima.

Del 2009 a este año, el Amazonas perdió más de 57.000 kilómetros cuadrados, de bosque, según datos de Mongabay. Eso es equivalente a talar un bosque ligeramente más grande que Costa Rica.

Vuelva a verse los cinco dedos de la mano. Córtese uno. Eso es más o menos lo que ha perdido el Amazonas, según WWF, alrededor de un 22% de su bioma desde los años 70. 

Con la elección de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil, la salud del Amazonas corre el mayor riesgo en años.

8. Las ventas de carros eléctricos pisaron el acelerador. 

Según la Agencia Internacional de Energía, del 2009 al 2014, las ventas mundiales de vehículos eléctricos llegaron a un millón. Dos años después, en el 2016, llegaron a 2 millones. Para el 2017 ya iban por 3 millones. Hoy, ya hay 4 millones de carros eléctricos vendidos en el mundo.

China se ha encargado de impulsar este mercado, ya que casi un tercio de las ventas son este país. Bloomberg proyecta ventas de 11 millones de autos sólo en el 2025, la mitad de los cuales serán chinos.

Las ventas de vehículos eléctricos han crecido casi exponencialmente en la última década.

(Créditos: Agencia Internacional de Energía)

9. El nivel del mar viene en aumento.

El nivel del mar va en aumento desde principios del siglo XX. Eso no es lo peor. La velocidad a la que crece es cada vez más rápida.

Así lo muestran datos satelitales de la NASA. Según la agencia estadounidense, el nivel del mar global aumentó 40 milímetros en los últimos diez años. Previamente, tardó 13 años en aumentar esa misma cantidad. Osea, viene acelerando poco a poco.

10. Tenemos reglas.

Hace 10 años el mundo tenía la mirada en Copenhague, donde los países del mundo se reunieron para intentar llegar a un acuerdo global para reducir las emisiones del mundo. En diciembre de ese año, las negociaciones colapsaron y la posibilidad de un nuevo acuerdo se veía lejana.

Diez años después, contamos con el Acuerdo de París (2015), el cual fijó un objetivo claro de reducción de emisiones globales. Además, en el 2018 también se logró crear un libro de reglas acerca de cómo aplicar este acuerdo.