El cambio climático está afectando las observaciones astronómicas, esto porque la turbulencia del aire impacta en cuan borrosas se ven las imágenes. Además, el sistema de enfriamiento de los telescopios no está adaptado a temperaturas cada vez más cálidas.

Así lo demostró un equipo internacional de investigadores -conformado por astrónomos, climatólogos y meteorólogos- que evaluó los datos de temperatura, velocidad y dirección del viento así como el contenido de vapor de agua en la atmósfera durante tres décadas con el objetivo de conocer cómo el cambio climático estaba impactando a las observaciones del cosmos.

Para ello escogieron el Very Large Telescope (VLT) -que se halla en el Observatorio Paranal, desierto de Atacama en Chile- como sujeto de estudio. Este observatorio cuenta con una amplia gama de sensores ambientales, los cuales documentan las condiciones meteorológicas locales.

Los datos mostraron un aumento de 1,5 °C en la temperatura cercana a la tierra durante las últimas cuatro décadas en el Observatorio Paranal, lo cual es ligeramente superior a la media mundial de 1°C desde la era preindustrial.

Dado que el sistema de refrigeración original del telescopio no fue diseñado para condiciones tan cálidas, la calidad de las observaciones se ve cada vez más amenazada por turbulencias más frecuentes, como consecuencia del aumento de la temperatura.

Para los investigadores, se deberán considerar los escenarios climáticos a la hora de diseñar y construir nuevos telescopios.

Otro de los retos viene dado por la reducción del “efecto de cúpula”, ya que se disminuye la resolución de la imagen debido a la turbulencia dentro de la cúpula del telescopio. Asimismo, un aumento del vapor de agua en la atmósfera podría provocar una reducción de la señal astronómica.

Los investigadores además notaron un aumento de la turbulencia en la capa de aire cerca del suelo, haciendo que las imágenes sean borrosas ya que las capas de aire frío y caliente con diferentes índices de refracción alternan más rápidamente. Sin embargo, es difícil atribuir esto al cambio climático, ya que también hubo cambios constructivos.

“El aumento de la velocidad del viento en la troposfera superior en relación con la corriente de chorro también conduce a un llamado “halo impulsado por el viento”. Este fenómeno aparece cuando las condiciones de turbulencia atmosférica varían más rápido de lo que el sistema de control del telescopio puede corregirlas. Esto limita las capacidades de contraste del instrumento y podría potencialmente limitar los estudios de exoplanetas”, explicaron los investigadores en un comunicado.

Los resultados de este estudio fueron publicado en la revista Nature Astronomy.