El Parlamento británico se convirtió el miércoles en el primero en el mundo en declarar la “emergencia ecológica y climática”, anunció el Partido Laborista, un voto que llega tras las manifestaciones de los activistas del movimiento Extinction Rebellion.

“Gracias a la presión del Partido Laborista, Reino Unido acaba de convertirse en el primer país en declarar una emergencia para el clima y el medioambiente”, declaró el partido en su cuenta de Twitter. “Ahora es el momento de adoptar acciones reales para luchar contra el cambio climático“.

El líder del partido, Jeremy Corbyn, dijo que esperaba que la votación “desencadene una ola de acciones en otros parlamentos y gobiernos del mundo entero”.

Sin embargo, la moción de los laboristas votada el miércoles por la noche por los diputados no es vinculante.

El movimiento Extinction Rebellion, que defiende la desobediencia civil pacífica contra la inacción climática y lideró una serie de acciones de bloqueo en la capital británica, celebró en Twitter “que se diga la verdad sobre el clima y la crisis ecológica”.

“La presión ejercida sobre nuestros políticos ahora aumentará”, estimó el movimiento, que espera “acciones decisivas”.

Esta votación se produce en un momento en el que la Comisión británica sobre Cambio Climático (CCC) debe recomendar al gobierno de Theresa May que reduzca a cero sus emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050, informaron el martes fuentes cercanas al dosier.

Esta debe ser la recomendación central de un informe que será publicado el jueves por dicho organismo, encargado de aconsejar a la ejecutivo británico sobre el cambio climático, según la misma fuente.

Esta meta va más allá del objetivo actual de Reino Unido de reducir en 2050 el 80% de sus emisiones netas de gases de efecto invernadero con respecto a los niveles de 1990.