El pasado 11 de agosto el Oldham Athletic visitó el estadio del Forest Green Rovers para jugar un partido de la cuarta división de Inglaterra. Por única vez en la temporada, los jugadores del Oldham jugarían en un estadio con gramilla orgánica, con energía de páneles solares y certificado como vegano por la Vegan Society.

Ahora, el Forest Green Rovers anunció, a través de sus redes, su nuevo compromiso ambiental: convertirse en el primer equipo de fútbol del mundo en ser carbono neutral.

“Siempre sentimos que los fanáticos del fútbol son un grupo apasionado de personas. Si pudiéramos invocar el mismo tipo de pasión por los problemas ambientales que sienten por su club, podríamos crear algunos ecologistas apasionados e impulsar el cambio de esa manera “, aseguró Dale Vince, dueño del club, a través de un video promocional.

“Siempre sentimos que los fanáticos del fútbol son un grupo apasionado de personas. Si pudiéramos invocar el mismo tipo de pasión por los problemas ambientales que sienten por su club, podríamos crear algunos ecologistas apasionados e impulsar el cambio de esa manera “

El equipo inglés será el primero inscrito en la iniciativa Climate Neutral Now, un protocolo de las Naciones Unidas que apoya y asesora a organizaciones que quieran convertirse en carbono neutrales.

“Este compromiso forma parte de un movimiento en crecimiento en el que toda la sociedad civil, incluido el mundo de los deportes, ha comenzado a actuar sobre el cambio climático”, dijo Miguel Naranjo, en un comunicado de ONU Cambio Climático.

Previamente, este club inglés había llamado la atención internacional por convertirse en el primer equipo de fútbol vegano, certificado por la Vegan Society. Según Vince, esto causó alegría entre sus aficionados, quienes en el siguiente partido gritaban: “¡Veganos! ¡Veganos!”.

El deporte parece ser un gran vehículo para acarrear el mensaje de sostenibilidad”, señaló Vince en un video promocional.

El Forest Green Rovers actualmente ocupa la séptima posición de la League Two, equivalente a la cuarta división inglesa, luego de tres partidos disputados en el campeonato.

El club fue fundado en 1890 en las cercanías del pueblo de Nailsworth. Este es el más pequeño en albergar un club de fútbol profesional inglés (apenas 6 mil habitantes).

Partidos sostenibles

Para lograr la carbono neutralidad, el Forest Green toma varias medidas para reducir sus emisiones de carbono.

En primer lugar, la energía requerida para sus operaciones es 100% abastecida por paneles solares instalados en el techo del estadio.

Además, toda el agua que cae sobre la gramilla y las bancas del estadio es reciclada y posteriormente utilizada para regar la gramilla orgánica y libre de pesticidas de este estadio.

El club, como si fuera poco, instaló varios puntos de recarga para autos eléctricos en el estadio para incentivar el uso de transporte bajo en emisiones entre sus jugadores y aficionados.

Según el dueño de Forest Green Rovers, Dale Vince, otros equipos han hecho esfuerzos de sostenibilidad pero, según explica, estos no llegan a ser programas que abarquen toda la visión de negocios.

Sin embargo, él asegura que esfuerzos como los suyos se pueden replicar al más alto nivel.

“Es incluso más fácil para grandes clubes que pequeños, porque, como suele ser el caso con los pasos de sostenibilidad, el costo inicial suele ser un poco más alto que la alternativa insostenible, pero los costos de funcionamiento a lo largo de la vida útil son más bajos” señaló Vince.

“Esperamos que el trabajo que está haciendo Forest Green sirva para inspirar a otras organizaciones deportivas y, más allá, a todo tipo de organizaciones”, aseguró Naranjo.