El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, dice no temerle a la gente joven. Y aun así, esa gente escasea en los pasillos del edificio de la ONU en Nueva York.

Guterres convocó este 21 de setiembre la Cumbre de Jóvenes por el Clima en Nueva York, un experimento que reunió a jóvenes protestando por mayor acción contra el cambio climático en todo el mundo.

La cumbre, en sí, es atípica. Es la primera vez que se realiza esta actividad en Naciones Unidas y, según sus organizadores, pretende servir como un diálogo entre el movimiento de jóvenes por el clima y la ONU, previo a la Asamblea General de esa organización.

Si bien hay jóvenes participando como charlistas, entre la audiencia se ven pocos. Por los pasillos, la gente no se diferencia mucho a la de cualquier otra conferencia de la ONU: adultos con un rango de edad mayor a los 30 años.

Tan solo el día anterior, un viernes, 250.000 personas –en su mayoría jóvenes en edad escolar– inundaban las calles de Manhattan, demandando acabar con los combustibles fósiles y garantizar seguridad a las personas más amenazadas por el cambio climático. 

Para el martes, sin embargo, los dos primeros discursos en la Asamblea General de la ONU serán de los negacionistas del cambio climático, Donald Trump y Jair Bolsonaro. Es ahí donde quieren ver acción, dicen los jóvenes ambientalistas.

“Tuvimos una charla privada con Greta (Thunberg) y el Secretario General y hablamos de eso (acciones más fuertes contra los grandes contaminantes)”, dijo a Ojo al Clima el activista argentino de 19 años, Bruno Rodríguez.

Por su parte, la joven activista de Fiji, Komal Karishma Kumar, fue aún más lejos y aseguró que, de no ver las acciones que esperan por parte de los políticos reunidos en la cumbre, tomarán acciones.

“Quiero que recuerden que los haremos responsables. Y si no se hacen responsables, nos movilizaremos para votarlos fuera de sus puestos”, dijo Kumar.

Sesión de escucha

Como parte del plenario de apertura, Guterres inauguró la cumbre junto a Rodríguez, Kumar y la joven sueca Greta Thunberg para una sesión de escucha de sus demandas, de cara a las próxima reunión de la ONU con jefes de estado.

La información oficial del evento incluso calificó la presencia del Secretario General como “escuchador estelar”, quien estaría atento a las demandas de los jóvenes.

La primera en hablar fue Greta, quien declinó extenderse mucho y prefirió darle más tiempo a los otros jóvenes que participaron de la charla. 

“No quiero tomar mucho tiempo. Me han invitado a hablar en la Asamblea General así que quiero darle a los otros más tiempo”, dijo Thunberg.

Tanto Kumar como Rodríguez instaron a las Naciones Unidas a “tomar acción” y a guiarse de la ciencia para tomar esas decisiones. Ambos aseguraron que no se está haciendo lo suficiente para eliminar los combustibles fósiles y reducir emisiones.

“Dejen de escuchar a la ciencia. Actúen con la ciencia”, dijo Rodríguez.

Paradójicamente, el plenario principal terminó con unas palabras del “escuchador principal”, Guterres, quien aseguró que el movimiento de jóvenes es sumamente importante para lograr avanzar con las negociaciones climáticas.

“Cuando yo comencé (como Secretario General de Naciones Unidas), hace unos dos años, el panorama con el cambio climático no era bueno. (…) Hoy, el movimiento de jóvenes ha generado un cambio en el momentum de las negociaciones”, aseguró Guterres.