Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son un llamado universal por parte de Naciones Unidas a la adopción de medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad.

Los ODS se dan como resultado de negociaciones con la participación de actores procedentes de un amplio número de sectores, incluido el sector empresarial.

Establecen un marco de 17 objetivos para hacer frente a los retos más urgentes en materia social, económica y ambiental hasta 2030. Dentro de estos objetivos, destaca el número 13: Acción por el Clima, enfocado en adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos.

Desde hace varios años, numerosas empresas han ido paulatinamente incorporando la sostenibilidad dentro de sus estrategias corporativas, sus procesos de toma de decisiones y su gobernanza. Los ODS proporcionan, entonces, una nueva visión que permite traducir las necesidades y ambiciones globales en soluciones de negocios.

“Existen importantes deficiencias en el modelo económico actual que comprometen seriamente la estabilidad y el crecimiento inclusivo a largo plazo que el mundo necesita” (BSDC, 2017).

Alinear la estrategia corporativa a los ODS hace posible que las empresas mejoren su gestión de riesgos, prevean la demanda de los consumidores, refuercen su posición en mercados en auge, garanticen un acceso seguro a los recursos necesarios y fortalezcan sus cadenas de suministro, al tiempo que movilizan al mundo a la consecución de estas metas globales.

Recientemente, la Comisión de Comercio y Desarrollo Sustentable (Business & Sustainable Development Commission – BSDC) presentó el informe “Mejores negocios, un mundo mejor” (más conocido por su nombre en inglés: “Better Business, Better World”), donde concluye que existen importantes deficiencias en el modelo económico actual que comprometen seriamente la estabilidad y el crecimiento inclusivo a largo plazo que el mundo necesita. En este marco, los ODS representen una herramienta fundamental para revertir esta tendencia.

Los ODS tienen potencial para impulsar la innovación, el crecimiento económico y el desarrollo a una escala sin precedentes. Solo para dar una idea, el informe de la Comisión señala que dicho marco tiene el potencial para generar al menos 12 billones de dólares anuales en oportunidades de mercado, y contribuir con la creación de hasta 380 millones de puestos de trabajo para el 2030.

Por su parte, el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (World Business Council for Sustainable Development – WBCSD) ha publicado la “Guía para CEO de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, la cual presenta, de manera ejecutiva y amigable para tomadores de decisión, los mensajes clave del informe de la Comisión y ayuda a transformarlos en medidas concretas para las empresas.

Complementariamente, la iniciativa SDG Compass (impulsada por GRI, Pacto Global y WBCSD) ofrece herramientas para que las empresas alineen sus estrategias de negocio, y logren medir y gestionar su contribución a los indicadores globales de los ODS.

Costa Rica está ejecutando 94 programas y proyectos vinculados con 181 indicadores y 169 metas de los 17 ODS.

Costa Rica fue el primer país del mundo en firmar un Pacto Nacional por los ODS. La coordinación de la Secretaría Técnica de los ODS en Costa Rica se encuentra representada por la Viceministra del Ministerio de Planificación (Mideplan). El Mideplan es además el ente llamado a liderar la integración de los ODS al Plan Nacional de Desarrollo (PND). En junio de 2017, el Gobierno comunicó que existen 94 programas y proyectos que se ejecutan en el país vinculados con 181 indicadores y 169 metas de los 17 objetivos contemplados en los ODS.

El cumplimiento de los ODS requiere del trabajo conjunto, coordinado y articulado de los diferentes actores de la sociedad.

A nivel empresarial, la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED), la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP) y la Red Local de Pacto Global crearon “La Ruta Sectorial por los ODS”, una mesa de trabajo para discutir y comprender cómo se vinculan los ODS con cada rama empresarial y cuáles son las áreas prioritarias de trabajo.

Las Naciones Unidas han sido muy claras al señalar que el cumplimiento de los ODS requiere del trabajo conjunto, coordinado y articulado de los diferentes actores de la sociedad. Desde el punto de vista empresarial, se necesita un liderazgo sólido y visionario para conseguir la transformación necesaria que impulsará el crecimiento económico inclusivo y sostenible que requieren los retos planteados.