El cambio climático tiene un impacto diferenciado entre hombres y mujeres. Según un estudio realizado por el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU Hábitat), las mujeres y niñas tienen 14 veces más probabilidades de morir en un desastre hidrometeorológico, esto debido a las desigualdades de género existentes.

En este sentido, se necesitan más mujeres involucradas en la acción climática, ya que -cuando ellas lideran las transformaciones- comunidades enteras se benefician.

Alrededor de este tema giró la primera sesión del Encuentro Regional sobre Cambio Climático e Igualdad de Género, organizado por COP25. La actividad se desarrolla gracias al apoyo de la Unión Europea, mediante sus programas EUROCLIMA+ y EUROSOCIAL+, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL),el Sistema de Naciones Unidas en Chile y el Gran Ducado de Luxemburgo.

El encuentro se desarrollará a lo largo del mes de setiembre. Consta de ocho sesiones, en las cuales se discutirán temáticas como sostenibilidad, igualdad de género, gobernanza y financiamiento climático. 

Participación femenina

Durante la primera sesión -llamada Hacia una recuperación transformadora para la sostenibilidad y la igualdad de género– se dejó en claro la necesidad de integrar a las mujeres en la toma de decisiones en la acción climática. 

Meilin León, moderadora del encuentro y jefa de la Oficina de Asuntos Internacionales de Chile, mencionó que las mujeres se enfrentan a diferentes desigualdades con respecto al cambio climático. “Los desastres climáticos nos afectan de forma diferenciada, hay brechas en el acceso a recursos naturales como agua potable, tierra, energía limpia y en la participación en la toma de decisiones”, comentó.

Pilar Román, del programa EUROSOCIAL+, indicó las causas estructurales de las brechas a las que se afrontan las mujeres, siendo estas: desigualdades en la distribución de las responsabilidades, informalidad del trabajo de las mujeres y brecha salarial.

Con respecto a los obstáculos para cerrar estas brechas, Román identificó la falta de información y datos, de presupuestación dedicada al género, los estereotipos, un menor número de mujeres y niñas capacitadas en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática (STEM, por sus siglas en inglés) y la falta de representación política. 

De igual manera, León señaló que es importante entender el vínculo que existe entre cambio climático y género para poder cerrar estas brechas. Por otra parte, Carolina Schmidt -presidenta de la COP25 y ministra de Medio Ambiente de Chile- comentó que “la perspectiva de género juega un papel fundamental en la comprensión del impacto desproporcionado del cambio climático y la pérdida de biodiversidad debido a las desigualdades estructurales existentes en la sociedad”. 

Schmidt resaltó la importancia de la inclusión de las mujeres en la toma de decisiones para así avanzar en la superación de la brecha de género en todas las áreas, lo cual considera un elemento fundamental para alcanzar el verdadero desarrollo. 

De cara a la 26ta Conferencia de las Partes (COP26) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Schmidt mencionó que el reto es fortalecer la participación de las mujeres en los puestos de liderazgo de la convención. “La magnitud de este desafío es tal, que aún tenemos un largo camino por delante tanto a nivel nacional, regional y global”, destacó.

De acuerdo con Schmidt, el reporte de la COP25 mostró avances en la participación femenina. El 49% del total de los equipos de negociación incluyeron mujeres, mientras que el número de jefas de delegación alcanzó por primera vez un 39%. 

“Necesitamos a tomadoras de decisión desarrollando políticas para la Agenda 2030, necesitamos a más mujeres en la protección de nuestros ecosistemas, de nuestra biodiversidad, en la transición a la economía circular y en la acción climática ambiciosa”, dijo la ministra chilena.

Ruta de trabajo

En esta sesión también se presentó el documento que se trabajará a lo largo del encuentro. Este tiene como fin proveer información y análisis sobre las brechas, desafíos y oportunidades en América Latina y el Caribe así como en la Unión Europea respecto al vínculo género-cambio climático, según explicó Paula Fuentes, quien es asesora de COP25.

También se pretende crear un panorama general para acelerar la acción climática en la región con vista a una igualdad de género e implementar el Plan de Acción de Género del Acuerdo de París. 

Para lograrlo, se espera fomentar la creación de una Red por la Igualdad de Género y Cambio Climático de América Latina y el Caribe. De hecho, esta red trabajará en la hoja de ruta para promover en los gobiernos la incorporación del enfoque de igualdad de género en la acción climática.

Con respecto a esto, Schmidt mencionó que “esperamos que este encuentro contribuya a que los países de nuestra región puedan avanzar en una integración del enfoque de género en la formulación e implementación de las políticas nacionales de adaptación y mitigación al cambio climático. También esperamos que pueda dar origen a una Red por Igualdad de Género y Cambio Climático en América Latina para que esta red pueda apoyar la implementación en nuestra región del Plan de Acción de Género aprobado en la COP25”.

De acuerdo con Fuentes, con el encuentro se espera que, “a través de las diferentes presentaciones, se logre sumar nuevos aportes, nueva información y resultados que puedan sistematizarse e integrarse en este documento de trabajo para presentar una versión final”.