Sabiéndose vulnerables a los impactos del cambio climático, los países latinoamericanos y caribeños instaron a las naciones desarrolladas a incrementar el financiamiento climático internacional con el fin de destinar esos recursos a la adaptación e incremento de la resiliencia.

“Subrayamos, en este contexto, la importancia de fortalecer la financiación climática de parte de los países desarrollados, de manera adicional y suficiente, para apoyar los esfuerzos de mitigación, adaptación y daños y pérdidas en los países en desarrollo, ante la evidencia de la alta vulnerabilidad para los países de la región a los efectos adversos del cambio climático y teniendo en cuenta sus necesidades y prioridades específicas y circunstancias nacionales, de conformidad al Acuerdo de París”, se lee en la declaración firmada por los países al cierre de la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El documento de la Declaración Especial por las generaciones futuras, la lucha global contra el cambio climático y el desarrollo sostenible fue dado a conocer el sábado 18 de septiembre a través de las redes sociales de la Secretaria de Relaciones Exteriores de México, país que fue sede la reunión de CELAC.

Asimismo, los países latinoamericanos y caribeños destacaron el papel de la niñez y la juventud al incidir en pro de la acción climática y también abogaron por financiarla.

“Para potenciar la efectividad de sus iniciativas se les debe asegurar condiciones y opciones de financiamiento climático y para su desarrollo, que se adecuen a las prioridades y realidades de sus iniciativas de acción climática”, señala la declaración.

Esta declaración especial cierra con un llamado a la COP26 para “garantizar el derecho a la participación inclusiva y el derecho al acceso de la información en un marco donde se garantice la transparencia de las negociaciones, en un momento de crucial importancia para las generaciones presentes y futuras ante los desafíos impuestos por la pandemia y la crisis climática actual”.

En este sentido, los países de la región solicitan “minimizar las limitaciones en las brechas tecnológicas  para facilitar la participación efectiva”.

Agenda de financiamiento

Durante su intervención en la cumbre, el mandatario costarricense -Carlos Alvarado Quesada- se refirió al informe sobre una agenda innovadora de financiamiento para el desarrollo de la región, presentado por Alicia Bárcena -secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)- en respuesta a una solicitud realizada por Costa Rica en su calidad de Presidencia Pro Tempore de la CEPAL.

Para Alvarado, esta agenda es un punto de partida para futuras conversaciones alrededor de la pronta recuperación económica y social.

“Hay que garantizar a nuestros países un acceso a financiamiento justo, que dé opciones para lograr una recuperación económica y socialmente inclusiva. Que reconozca nuestra contribución a la lucha contra la crisis climática y que reconozca que el mundo no estará bien hasta que todos estemos bien”, destacó en su discurso y agregó: “no desistiremos hasta ver cumplir nuestros objetivos de proveer mejores y mayores oportunidades de desarrollo a nuestras poblaciones”.

En este sentido, el mandatario costarricense pidió a Argentina y México llevar este mensaje a la Cumbre del G20, a realizarse en el mes de octubre.

“Nuestra región puede trabajar, con su diversidad, como una región unida por la búsqueda de soluciones innovadoras, solidarias, para hacer valer nuestro potencial ambiental y productivo y el caudal de nuestro talento humano. Y también hacer valer nuestra voz”, prosiguió.

Financiar la adaptación

La cumbre de CELAC no ha sido el único foro donde se expone la necesidad de financiar la adaptación de los países de la región. El Diálogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas, realizado a inicios de setiembre, tuvo el tema en sus conclusiones.

Asimismo, Bárcena también había instado a la comunidad internacional a priorizar el financiamiento de medidas de adaptación, esto durante el lanzamiento del Reporte del Estado del Clima en América Latina y el Caribe 2020, elaborado por la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

“El sistema de gobernanza global no ha sido eficaz para movilizar los recursos hacia los países en desarrollo. Hay escasez de financiamiento para la acción climática, especialmente para la adaptación. Esto agrava la vulnerabilidad de los países, reduciendo la capacidad de financiar sus propias acciones”, afirmó la lideresa de CEPAL.

Según datos de CEPAL, América Latina y el Caribe genera apenas el 8,3% de las emisiones globales, pero es altamente vulnerable a los impactos del cambio climático. De hecho, en los últimos 30 años, el número de desastres se triplicó en el Caribe y las pérdidas económicas asociadas se quintuplicaron.

En la CEPAL estamos proponiendo la creación de un Fondo de Resiliencia del Caribe que atienda las necesidades de esa región. Tenemos una propuesta para que este fondo se financie en parte con un alivio de $7.000 millones que representa el 12% del total de su deuda externa. Se puede hacer, se debe hacer, y se deben desarrollar instrumentos similares para Centroamérica y Sudamérica”, señaló Bárcena.