Francia anunció el jueves que pondrá fin a la comercialización de autos diésel y gasolina en 2040, como parte de un plan encaminado a lograr los objetivos del acuerdo internacional de París contra el cambio climático.

“Anunciamos el fin de la venta de vehículos de gasolina y diésel para 2040”, declaró el nuevo ministro de Ecología, Nicolas Hulot, al presentar el “plan clima” del gobierno y admitiendo que será una meta “ardua” de cumplir, especialmente para los constructores.

Se trata de una “verdadera revolución”, pero “las condiciones están reunidas”, añadió.

“Nuestros propios constructores (de automóviles) tienen cómo alimentar y encarnar esta promesa (…) que es además una cuestión de salud pública”, agregó.

Francia construye el auto 100% eléctrico más vendido en Europa, el Renault Zoe, que superando por poco en las ventas al Mitsubishi Outlander PHEV y al Nissan Leaf.

El constructor sueco Volvo Cars anunció el miércoles que a partir de 2019 solamente lanzará modelos eléctricos o híbridos, siendo el primero en prometer el “final histórico” de los vehículos equipados únicamente con motor a combustión.

Hulot citó el caso de Volvo al hacer su anuncio, que forma parte de un plan para que Francia sea un país “neutro” en emisiones de dióxido de carbono en 2050.

Hulot es un veterano activista mediaombiental y su nombramiento por parte del presidente Emmanuel Macron fue interpretado como una señal alentadora para la lucha contra el cambio climático.

Macron criticó el mes pasado la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo de París de 2015.

Varios países anunciaron querer reducir drásticamente el número de autos altamente contaminantes en las carreteras en favor de híbridos y eléctricos, pero pocos formularon hasta ahora promesas concretas.

India prevé que todos los autos vendidos en el país sean eléctricos en 2030.

En Europa, Noruega pretende poner fin a las ventas de coches de gasolina y diésel en 2025 y Alemania aspira a que un millón de autos eléctricos circulen en sus carreteras en 2020.

“Nos interesa estar entre los pioneros. Cuanto antes invirtamos, antes contaremos con la tecnología adecuada y estaremos mejor situados en el frente industrial y laboral”, dijo a la radio francesa France Info el responsable de World Wildlife Francia, Pascal Canfin, saludando el anuncio de Hulot.

En su gran mayoría, los conductores continúan sin embargo optando por los modelos de diésel y gasolina, que suelen ser mucho más baratos.

En 2016, los vehículos híbridos y eléctricos supusieron un 3,6% de los autos nuevos registrados en Europa Occidental, según la Asociación Europea de Constructores de Automóviles.

El año pasado, los autos híbridos no recargables registraron el mayor incremento de ventas (23,7% comparado con 2015).

Los registros de autos eléctricos subieron 7%, mientras que los híbridos enchufables aumentaron solo 3,9%.

Los analistas se muestran divididos sobre cómo será el ritmo de esta transición.

La Agencia Internacional de la Energía señala que el incremento del uso de vehículos ecológicos será modesto, hasta alcanzar un 8% de la cuota de mercado (unos 150 millones de vehículos) en 2040.

En cambio, la empresa privada Bloomberg New Energy Finance estima que esa cifra será del 22% en 2035.