El MINAE, el MOPT, el ICE, Aresep y un grupo de organizaciones de sociedad civil, autobuseros y organismos de cooperación internacional firmaron esta semana un compromiso para avanzar con la electrificación del sector transporte; un sector clave por sus altas emisiones.

El documento, firmado el pasado 5 de junio, compromete a autoridades como el Ministerio de Ambiente (Minae) y Energía y el Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) a establecer las acciones necesarias para la electrificación del transporte, según dijo el Ministro de Ambiente, Carlos Manuel Rodríguez a Ojo al Clima.

El documento no establece aún objetivos específicos, pero para los jerarcas el paso es importante, pues plantea un compromiso político. 

“Las opciones de energías alternativas son importantes, ya sea electricidad, biocombustibles o hidrógeno. Cualquier tecnología que nos aleje de los combustibles fósiles será bienvenida por los beneficios que eso genera tanto para la mitigación del cambio climático como para la salud pública”, indicó Rodríguez.

Con esto, el gobierno de Carlos Alvarado da las primeras señales de vida de uno de sus objetivos más ambiciosos: comenzar a liberar la economía de Costa Rica de los combustibles fósiles.

Según la arquitecta y primera dama, Claudia Dobles, lograr la transformación del sector transporte convertiría a Costa Rica en una referencia mundial, por lo que este objetivo es un pilar fundamental para el Plan de Descarbonización de esta administración.

“Es importante que ya dejemos de pensar en la carbono neutralidad. Tenemos que ser más ambiciosos. Tenemos que pensar en la descarbonización porque podemos hacerlo”, aseguró Dobles.

De lo que no hay duda es que el transporte es un sector clave porque es altamente dependiente de los combustibles fósiles. Según el inventario de gases de efecto invernadero del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), el sector transporte es responsable de una tercera parte de las emisiones de Costa Rica.

Transporte moderno

Si bien el MOPT y el Minae liderarán esfuerzos para transformar este sector, otras instituciones como el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) también jugarán un rol clave para modernizarlo, no solo por la parte eléctrica sino también por la parte de telecomunicaciones.

“Por ejemplo, es urgente que ya podamos tener una aplicación desde el teléfono que nos diga por dónde viene el bus, que nos diga por dónde viene el tren y que incluso permita comprar el tiquete” aseguró la presidenta del ICE, Irene Cañas.

Un sistema de cobro electrónico de este tipo no solo simplificaría el trámite del bus, sino que también ayudaría a tener información sobre la demanda de transporte público para establecer tarifas.

Como parte de las iniciativas para modernizar el transporte público, el gobierno anunció un plan piloto que pondrá a tres buses eléctricos a circular las calles del país en el 2019.

Este plan piloto tendrá un costo de alrededor de $4 millones financiados por la cooperación alemana y estadounidense y buscará evaluar el desempeño de los buses para expandir este tipo de tecnología a todo el sector.

Según la primera dama, Costa Rica tiene condiciones óptimas para reducir emisiones por medio del transporte eléctrico, ya que, gracias a nuestra matriz de energía renovable, la electricidad que consumirían los carros sería limpia. Esto es algo que no sucede en otros países.

“China es un país que rápidamente se está moviendo hacia el transporte eléctrico pero China no tiene la matriz de energía eléctrica que tiene Costa Rica. Eso hace que su proceso de descarbonización no sea tan impactante como lo puede ser en nuestro país”, señaló Dobles.

En la firma del documento también participaron las organizaciones ONU ambiente, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Cooperación Costa Rica – Estados Unidos, la cooperación alemana GIZ, Banco Promérica, la Cámara Nacional de Autobuseros, la Cámara de Transporte, la Asociación Costarricense de Movilidad y la organización Costa Rica Limpia.