Así se ve uno de los 15 centros de datos del gigante multinacional Google. En ellos, sus servidores procesan aproximadamente 3.500 millones de búsquedas al día, según datos de la página Internet Live Stats.

Naturalmente, estas estructuras consumen mucha energía… 260 millones de vatios para ser exactos, energía suficiente para abastecer continuamente a alrededor de 200.000 hogares, según la compañía eléctrica Juice.

Google, sin embargo, anunció este 6 de diciembre mediante un comunicado que en el 2017 apunta a consumir el 100% de la energía de todas sus operaciones globales por medio de fuentes renovables.

Esta empresa no es el único gigante tecnológico en apuntar hacia esta meta.

Apple reportó en el 2015 que un 93% de su electricidad provino de fuentes renovables y que pretenden elevar esa cifra a un 100% de su energía. Además de la energía eléctrica, la compañía se enfoca en reducir su huella de carbono por medio de una manufactura más eficiente.

A pesar de comprar menos vatios de energía, empresas como Microsoft ya mantienen el 100% de sus operaciones con fuentes de energía no contaminantes. En el caso de esta empresa de software, logró la codiciada meta en el 2014, limpiando su consumo energético desde entonces.

“La ciencia nos dice que atacar al cambio climático es una prioridad global urgente. Creemos que el sector privado, en asociación con líderes políticos, debe tomar pasos audaces y que se puede lograr esto para que lleve a la oportunidad y al crecimiento”, manifestó el vicepresidente de infraestructura técnica de Google, Urs Hölzle.

Según datos de Bloomberg, varias empresas del sector tecnológico como Google, Amazon, Microsoft y Facebook lideran la compra de energías limpias. Estas energías proceden de fuentes renovables como plantas solares, turbinas eólicas o biomasa y desechos.

El gráfico muestra el uso de renovables en Estados Unidos, México y Europa.

El gráfico muestra el uso de renovables en Estados Unidos, México y Europa.

(Créditos: )

A pesar de los esfuerzos por limpiar la generación de energía, esta no basta para mitigar por completo los gases de efecto invernadero de las compañías.

Aun con un consumo energético 93% limpio en Apple, su huella de carbono sigue alcanzando las 38 millones de toneladas métricas de gases de efecto invernadero. La mayor parte de esta cifra es proveniente del sector de la manufactura de los productos.

Es por esto que, paralelo al consumo de energías no contaminantes, esta empresa asegura hacer esfuerzos por reducir emisiones en transporte (tanto aéreo como marítimo) y manufactura, ambos emisores de una buena cantidad de carbono.

Coalición

Los gigantes tecnológicos consolidaron sus esfuerzos por incentivar la producción de energía limpia cuando el año pasado se juntaron para formar la alianza inversionista, Breakthrough Energy Coalition.

A través de ella, se juntaron personajes multimillonarios como Bill Gates de Microsoft, Mark Zuckerberg de Facebook, Jeff Bezos de Amazon y Richard Branson de Virgin entre otros para invertir en compañías emergentes de energías limpias.

“Históricamente, toma más de 50 años para tener un cambio sustancial en la generación de energía pero necesitamos hacerlo más rápido. Necesitamos movernos más rápido de lo que jamás lo ha hecho el sector energético”, comentó Gates, cofundador de Microsoft, al Washington Post.

Esta coalición se forma trabajando en conjunto con la iniciativa de 22 gobiernos entre los cuales figuran grandes emisores de gases de efecto invernadero como China, la India y la Unión Europea, Mission Innovation.

Ambas iniciativas pretenden incentivar económicamente el crecimiento de la producción de energías limpias. De esta forma procurarían acelerar el paso de la innovación en este tipo de energía.