En lo que llevamos del 2016, la región guanacasteca generó un 44% de la electricidad consumida en Costa Rica, según reportó el Centro Nacional de Control de Energía (CENCE) del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

De todas las provincias del país, es la que más generación eléctrica registró.

¿Qué hace particular a Guanacaste, más allá del volumen? Que la mezcla de generación eléctrica presente en la provincia es la más diversa de país: al mismo tiempo, se puede estar generando electricidad con la fuerza del viento y el sol, el vapor caliente que yace bajo tierra, el empuje del agua y los restos de procesos agrícolas.

De hecho, de todo el país solo en tierras guanacastecas se encuentran proyectos de energía geotérmica y de generación eléctrica con biomasa, esto último con el bagazo resultante de la producción agrícola de caña de azúcar.

A diferencia del resto del país (donde el 63% de la capacidad instalada son represas hidroeléctricas) en Guanacaste la hidroelectricidad es apenas 43% de la capacidad instalada, mientras que la geotermia (26%) y la eólica (26%) tienen mayor peso.

Las seis plantas geotérmicas de Guanacaste tienen una capacidad instalada de 217 MW y cuentan con una gran ventaja: no dependen de factores meteorológicos para generar electricidad y su producción es prácticamente inalterable. Esto permite al ICE tener una “base” estable para luego combinar las otras fuentes.

Por ejemplo, el gráfico a continuación muestra la generación eléctrica de todo el país durante las 24 horas del 20 de julio. Noten que las fuentes que necesitan fuerzas variables (como el sol, el agua y el viento) cambian durante la jornada, pero la franja amarilla de las seis plantas geotérmicas se mantiene estable (este es apenas un ejemplo ilustrativo; cada día es diferente, aunque la geotermia se mantiene casi sin cambios, pueden ver más acá)

La curva de demanda eléctrica nacional del 20 de julio de 2016 y las fuentes.

La curva de demanda eléctrica nacional del 20 de julio de 2016 y las fuentes.

(Créditos: ICE)

Luego de la aprobación de un préstamo en el 2014, se encuentra en proceso la segunda etapa del geotérmico Las Pailas, que entrará en operación en 2019. Además, a 2024, estarán incorporadas Borinquen I y Borinquen II que en conjunto sumarán 165 MW adicionales de energía geotérmica.

En total, existen 21 plantas de generación eléctrica en Guanacaste, 11 de ellas propiedad del ICE que generan unos 600 MW y las demás en distintas figuras de propiedad privada.

El viento.

La generación privada en Guanacaste toma dos caminos: la biomasa y la eólica.

Recordemos que en Costa Rica, el ICE y las distribuidoras regionales son las encargadas de generar electricidad. Sin embargo, dos leyes (la Ley 7200 y la 7508) permiten al sector privado proveer hasta un 30% de la capacidad instalada del país (15% cada ley).

De los 218 MW de generación eólica que existen en la provincia, solo 30 MW pertenecen al ICE con su planta Tejona. Los demás son operados por privados, aunque algunos, por el tipo de contrato, pasarán a manos del ICE después de cierto tiempo (tal es el caso de Planta Eólica Guanacaste, las turbinas sobre la montaña en la foto superior).

Guanacaste tiene un altísimo potencial para seguir desarrollando la energía eólica, como muestra el siguiente mapa.

En rojo las velocidades media anuales más altas, medidas a una altura de 80 metros sobre el suelo.

En rojo se muestra la velocidad media anuales más altas, medidas a una altura de 80 metros sobre el suelo. Tomado de una presentación del ICE sobre energía renovable en Costa Rica.

(Créditos: ICE)

El agua.

Como en otras partes de país, la principal fuente de la región es la energía hidroeléctrica. De hecho, el complejo hidroeléctrico Arenal-Dengo-Sandillal (ARDESA) constituyó la principal fuente de energía y proveyó 25% de la electricidad consumida en Costa Rica durante lo que llevamos del 2016.

Este complejo es una especie de “cadena” de plantas hidroeléctricas. El agua del embalse de Arenal pasa por la planta hidroeléctrica Arenal (con una capacidad de generar 157 megavatios o MW), luego pasa por la planta hidroeléctrica Miguel Dengo (de 174 MW) y finalmente pasa por la planta hidroeléctrica Sandillal (de 31 MW), todas del ICE. Al final, el agua restante se incorpora a proyectos de riego. En la demanda diaria del 20 de julio, el complejo ARDESA es el celeste claro.

Arenal también es importante porque su embalse es el único de regulación interanual del país. Eso significa que el ICE puede acumular agua en el embalse durante años lluviosos para usarla en años secos Muchas hidroeléctricas funcionan “al filo” (con el agua que trae el río) y los otros embalses del país no son tan robustos o apenas pueden acumular agua por algunos meses.