El Ministerio de Hacienda deberá realizar las exoneraciones de vehículos eléctricos “a mano”, debido a que el sistema de Tecnología de Información para el Control Aduanero (TICA), no está preparado para aplicar la ley de incentivos al transporte eléctrico, en vigencia desde enero.

Así lo confirmó esta tarde el viceministro de Ingresos, Nogui Acosta, a Ojo al Clima, luego de que varias agencias e importadores de vehículos comentaran sobre las dificultades para exonerar sus automóviles eléctricos. Algunos de ellos, dicen mantener almacenados sus vehículos desde enero, tras no poder exonerarlos.

LEA: Cero vehículos exonerados tras ley de incentivos al transporte eléctrico

“Cuando se hizo la ley se establecieron una serie de parámetros que no puede hacer el TICA si no tengo un desarrollo, y eso me haría perder mucho tiempo. Por eso lo vamos a hacer a pie. Es decir, vamos a hacer la exoneración a mano. Los cálculos de los impuestos que se deben pagar, y eso. Precisamente hoy se le está informando a las agencias cuál va a ser el procedimiento, y se envió a publicación en La Gaceta“, dijo a Ojo al Clima el viceministro Acosta.

Acosta dijo que ya se han aprobado 68 exoneraciones, pero que los interesados deberán de presentarse a Aduanas con una documentación emitida por Hacienda para finalizar el trámite.

“La gente va a tener que presentarse a aduanas con la nota, aduanas va a hacer los cálculos a mano -porque el problema que es aquí es que hay parámetros, la exoneración tiene parámetros-, y un funcionario va a tener que hacer los cálculos para ver cuántos impuestos va a pagar al final“, señaló.

Una de las empresas afectadas por la lentitud en el proceso de exoneración es BMW, que aún tiene 15 vehículos en espera de ser exonerados. Según Juan Ignacio Sansó, los trámites empezaron hace dos meses, cuando la empresa  empezó a hacer los trámites ante el Cosevi para recibir la aprobación que les permitiera exonerar el vehículo.

LEAGuía práctica: 47 preguntas y respuestas para entender el transporte eléctrico en Costa Rica

“Eso duró un mes, porque ellos no tenían ni el acceso, ni estaban capacitados para hacerlo, porque era la primera vez que lo hacían”, dice Sansó.  “Cuando dieron el visto bueno, todo se fue a Hacienda, donde validaron si estábamos al día (con las obligaciones tributarias). Había varias inconsistencias con lo que ellos tenían en la plataforma, nos acercamos y les llevamos todos los papeles, y duraron una semana validando que toda la información presentada era correcta”, agregó.

“Cuando se dieron cuenta de que estábamos bien, procedieron a darnos las exoneraciones. ¿Qué es lo que pasa? Vamos a aduanas a presentar las exoneraciones para presentar los vehículos y la gente de aduanas nos dice que no pueden exonerar los carros, porque el sistema TICA no tiene los parámetros, que están trabajando, pero que no lo pueden sacar. Tenemos quince clientes esperando que su carro pueda salir, con la exoneración en mano y no se puede hacer nada”, señaló.

Sansó detalló que, debido a la espera, han tenido rotación de clientes, pues algunos han desistido de la compra de los vehículos. El tiempo también ha implicado para ellos costos de almacenamiento y costos en las líneas de crédito, entre otros.

Uno de esos clientes es Édgar Marín, que dice haber esperado desde marzo para poder tener su vehículo.

“Nosotros vendimos un carro que teníamos y con unos ahorritos empezamos a pagar una prima. Todo empezó desde la Expomóvil, pero todo ha sido muy engorroso. Es falta de voluntad, me parece. Ya casi iba a tirar la toalla, pero todavía estoy esperando”, dijo.

Pese a la espera, Marín afirma que aún quiere comprar un vehículo eléctrico, porque cree que puede reducir sus gastos a largo plazo y que puede ayudar a disminuir la contaminación que genera.

“Se que es caro, pero en este país el petróleo es muy caro, y estamos desperdiciando un recurso que es la energía eléctrica limpia que producimos. Es también una forma de ayudar, bajar la contaminación. Con lo que mi esposa y yo nos ahorramos en diésel, es más barato”, cerró.