El hielo sigue desapareciendo de los polos: a mediados de enero de este año la cantidad de hielo marino rompió su propio récord. 

Desde que se iniciaron los  registros satelitales en 1978, el planeta nunca había tenido tan poco hielo, una evidencia más del cambio climático que afecta a todo el planeta. La marca fue revelada por el Artic Sea Ice Blog utilizando información de la National Snow and Ice Data Center (NSIDC) del gobierno de los Estados Unidos.

Durante el 2016, la extensión de agua congelada en ambas regiones polares estaba muy por debajo con respecto a las últimas décadas, según información de la NSIDC, pero los datos de enero dispararon las alarmas a nivel mundial.

Capa de hielo marino muestra una gran pérdida con respecto a años anteriores.

El área de hielo marino muestra una gran pérdida con respecto a años anteriores. La línea rojo sangre a la izquierda son los datos del 2017.

(Créditos: Wipneus)

Este mínimo histórico es producto de que ambos polos están mostrando mediciones muy bajas de hielo marino, algo hasta ahora inédito en los registros.

Contrario a lo que se puede creer, en el Antártico la cobertura ha estado aumentando tímidamente en las últimas décadas; pero según señala el Artic Sea Ice Blog, esta tendencia se vio interrumpida de forma drástica en el 2016.

Por esto, es revelador que la disminución en el Ártico ocurre cuando también con la del Antártico. El polo norte se está calentando dos veces más rápido que el resto del planeta y se sabe que la causa son las emisiones de gas de efecto invernadero que causan el cambio climático. Sin embargo aún no hay evidencia de las causas reales que están causando la pérdida en el Antártico.

Varios especialistas, entre ellos John Turner de la British Antarctic Survey, aseguran que no se puede concluir que se deba al calentamiento global.

“La Antártida no es un buen lugar para buscar señales de aumento de los gases de efecto invernadero debido a que la variabilidad natural (del clima) es muy grande en esa zona”, explicó Turner a Climate Home.

¿Por qué los polos son importantes? Porque por su manto de hielo funcionan como espejos que reflejan la luz de los rayos solares y la devuelve a la atmósfera. Su presencia evita que el mar aborba una cantidad de calor mayor.

Es por este motivo que son esenciales para mantener la temperatura del planeta. Así lo explicó la oceanógrafa Melania Guerra en un artículo para Ojo al Clima

“A su vez, esto hace que la temperatura del entorno se eleve todavía más rápidamente, acelerando el derretimiento del hielo, ahora no solo desde arriba sino que también desde abajo, porque las aguas están más calientes”, escribió Guerra.

Usualmente, el mínimo anual del hielo marino se encuentra entre febrero y marzo, entonces el récord puede ser batido este mismo año.