De los 49 incendios forestales que se han atendido desde el 1 de enero hasta la fecha, 10 fueron dentro de Áreas Silvestres Protegidas (ASP), sumando un total de 794 hectáreas, informó Luis Diego Román, coordinador del Programa Nacional de Manejo del Fuego.

El informe, presentado al 21 de marzo, refleja un incremento de 20  hectáreas en este periodo, con respecto al año anterior. 

”La afectación al día de hoy dentro de ASP es mayor que la temporada 2020”, indicó Román.

Con respecto al número de incendios atendidos dentro de áreas protegidas como parques nacionales y refugios de vida silvestre, esta temporada es la que requirió menor cantidad de atención comparada con las últimas 14 temporadas. Román explicó que esta reducción se debe a  la cantidad de precipitaciones que se presentó en la época lluviosa del año 2020, así como  la atención de incendios en propiedades colindantes a las ASP. 

Sin embargo, la provincia más afectada sigue siendo Guanacaste, donde solo cinco incendios impactaron 775 hectáreas de diferentes áreas protegidas, según datos actualizados al 4 de abril. Lo que hace que, en términos de afectación, esta temporada sea más alta que la anterior.

Ante esta situación, el Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) advirtieron que, a raíz de los efectos del cambio climático, se espera que cada año se tengan que atender temporadas críticas de quemas, debido a cambios en la estructura y condiciones de desecación de la vegetación, que facilita que ardan con más facilidad.

Las autoridades realizan un llamado a la población para evitar estos incidentes al reportarlos lo antes posible, lo cual permite una atención temprana y una menor afectación.