Calcular la huella de carbono que emitimos hoy en día, al menos de una manera aproximada, es cada vez más sencillo y esto también nos ayuda a entender mejor las acciones que podemos tomar para ser personalmente carbono neutro.

La huella de carbono es la totalidad de los gases de efecto invernaderos emitidos por una empresa o individuo.

La medición de la huella de carbono toma el total de gases de efecto invernadero producidos por uno o una organización y le resta la reducción de los gases producidos y la compensación de los que no se han podido reducir mediante diversas acciones.

A nivel país, la última medición realizada en 2012 determinó que Costa Rica emite 11,2 millones de toneladas de CO2e.

Carbon FootPrint es una de las propuestas que podemos encontrar en línea. La calculadora toma en consideración los gastos en la vivienda, los vuelos, en automóvil o motocicleta, autobús, tren y lo que podrían ser considerados gastos secundarios como la comida, celular, banca y finanzas, educación entre otras.

La aplicación pide información como cuando gasta de luz que lo puede encontrar en el medidor de su casa, la vía aérea que ha tomado los vuelos que lo puede conocer con su tiquete de viaje y el kilometraje de su automóvil que se encuentra en el panel de control de carro.

Cuánto viaja en kilómetros en bus que lo puede conocer en la aplicación Google Maps y guardando una que otra factura puede conocer cuánto gasta que promedio al año en comida.

La página al finalizar expone las toneladas de carbono emitidas y recomienda opciones para compensar la huella que propagamos. Se comercializan certificados de carbono, plantas en Inglaterra o proyectos de reforestación en Kenya, pero, ¿por qué deberíamos de medir nuestra huella de carbono?

Leonardo Merino, coordinador de Investigación del Estado de la Nación,  quien se ha especializado en el tema de ambiente y es el investigador principal del capítulo de panorama ambiental en el Estado de la Región nos lo explica.

El investigador Leonardo Merino del Estado de la Nación.

El investigador Leonardo Merino del Estado de la Nación.

(Créditos: )

¿Cuáles compromisos espera el gobierno de parte tanto de los habitantes como de las empresas en miras de la carbono neutralidad 2021?

-El gobierno espera un uso más eficiente de los recursos y el territorio y prácticas que posibiliten reducir las emisiones contaminantes.

¿Calcular nuestra huella de carbono en qué nos beneficia?

-A nivel individual, permite a las personas conocer qué tan sostenibles son o no sus patrones de uso de los recursos -agua, electricidad, transporte, etc. Eventualmente, permite que las personas tomen conciencia y se interesen por modificarlos.

A nivel nacional, los resultados que se obtengan de este tipo de mediciones podrían constituirse en una referencia para la formulación de política pública y para la toma de decisiones en un aspecto clave que es las emisiones contaminantes, en el que intervienen múltiples factores individuales, colectivos y estructurales.  

¿Qué ventajas tiene la calculadora de carbono de Carbon Footprint?

Es un indicador fácil de comprender, permite conocer de forma relativamente sencilla el impacto de los patrones de uso de los recursos, y el territorio, que cada persona hace a nivel nacional. Permite realizar comparaciones de la huella de carbono a nivel per cápita. Además, posibilita un plan de mejora de los patrones de consumo per cápita.

¿Cómo los costarricenses pueden reducir su huella de carbono?

Principalmente, transformando los patrones de movilidad, cambiando al uso del transporte público y demandando un servicio limpio, eficiente.

Haciendo un uso eficiente de los recursos, por ejemplo de la energía y el recurso hídrico, ahorro y cambio cultural. Reduciendo sus patrones de consumo y estableciendo criterios para la selección de los consume, de acuerdo a certificaciones y modelos de producción y venta más sostenibles. Además, reciclando y reutilizando.

Costa Rica con el Acuerdo de París se comprometió a emitir 1,73 toneladas en el 2030, 1,19 toneladas al 2050 y -0,27 toneladas al 2100 de carbono por habitante, ¿estas calculadoras en que nos ayudan para cumplir los planes de Costa Rica en el marco del acuerdo?

Las calculadoras pueden constituirse en un sistema de seguimiento para conocer con algún detalle los patrones de uso de los recursos de la población.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la huella de carbono es sólo un indicador, por tanto, deja por fuera otros problemas ambientales como la acidificación de suelos, contaminación, emisión de sustancias contaminantes, ecotoxicidad, etc. Además, es una herramienta, pero si no es con políticas públicas y cambio cultural de fondo, no habrá cambios.

Conocemos de la campaña Metale un gol al cambio climático, ¿el gobierno tiene a corto o largo plazo campañas para motivar a los costarricenses a medir y reducir su huella de carbono?

Existen algunas iniciativas, centradas principalmente en la reducción, por ejemplo:  El Programa Bandera Azul Ecológica (PBAE) que incorporó entre sus categorías dos galardones en materia de mitigación y adaptación al cambio climático.

El Programa de Gestión Ambiental Institucional (PGAI), una obligación establecida por decreto. La certificación C-Neutral del Minae -más de 36 empresas obtuvieron esta certificación entre 2012 y 2014-.