La mitad de los vehículos vendidos en Noruega en el primer bimestre de 2017 fueron eléctricos o híbridos, anunciaron el lunes las autoridades de este país, exportador de petróleo, y que se propone prohibir en 2025 la venta de automotores con motores basados unicamente en combustibles fósiles.

“El sector de transporte es el mayor desafío en la política climática de la próxima década. Debemos reducir las emisiones en al menos un 40% y (…) eso sólo es posible electrificando el parque automotor”, dijo a la AFP el ministro de Clima y Medio Ambiente, Vidar Helgesen.

Uno de cada seis autos vendidos en el primer bimestre del año en Noruega fueron exclusivamente eléctricos y otros dos de cada seis tienen motor híbrido (motor eléctrico y otro de combustible tradicional, para reducir el nivel de emisiones), según las cifras del Consejo de Información sobre Tráfico Carretero.

“Es importante demostrar que es posible lograr una transición tecnológica y una transformación del transporte. Desde este punto de vista Noruega es un laboratorio político donde demostraremos que se puede avanzar rápido” dijo Helgesen.

Los avances tecnológicos, con automóviles exclusivamente eléctricos a precios abordables que superan los 250 kilómetros de autonomía real y que pueden ser recargados en media hora, han dado impulso a las ventas, al igual que políticas fiscales de estímulo, desgravando los autos “limpios” y agregando impuestos a los de gasolina o diésel.