La temperatura superó los 32 ºC en Anchorage, la mayor ciudad de Alaska, una temperatura que marca un récord histórico en un estado donde los efectos del cambio climático son muy evidentes.

La oficina de esa ciudad del Servicio Meteorológico de Estados Unidos (NWS) escribió en Twitter que a las 17H00 locales (01H00 GMT) del jueves, “el aeropuerto internacional de Anchorage oficialmente llegó a 90 grados [Farenheit, que equivalen a 32 ºC] por primera vez”.

El anterior récord en esta ciudad de casi 300.000 habitantes, ubicada al sur del estado, se estableció el 14 de junio de 1969, con 85 ºF o 18,3 ºC, que es, según los meteorólogos, la temperatura máxima promedio para un 4 de julio allí.

Estas temperaturas excepcionalmente cálidas son causadas por una “vasta área de alta presión justo encima de nosotros”, dijo el meteorólogo Bill Ludwig, del NWS, al Anchorage Daily News.

Alaska ha registrado otros récords de temperatura, sobre todo en la zona ártica, muy sensible al cambio climático.

Según científicos, Alaska se viene calentando dos veces más rápido que el promedio mundial.

“Entre 1901 y 2016, las temperaturas medias del continente de Estados Unidos aumentaron 1,8 grados Fahrenheit [1 ºC], mientras que en Alaska aumentaron 4,7 grados [2,6 ºC]”, alertó Rick Thoman, del Centro de Evaluación y Política Climática de Alaska.

Polos en llamas

Científicos advierten que los efectos del cambio climático ya se están haciendo visibles en los polos, ya que este año se ha reportado actividad sumamente inusual en la región.

El Servicio de Monitoreo Atmosférico Copérnico (CAMS, por sus siglas en inglés), en Europa, reportó la presencia de múltiples incendios en el círculo Ártico, sobre todo en las zonas de Alaska y Siberia.

Pese a que es un fenómeno natural en algunas zonas árticas, el investigador del CAMS, Mark Parrington, aseguró que la reciente actividad de incendios en el círculo Ártico no tiene precedentes.

https://twitter.com/m_parrington/status/1146084205727801344?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1146084205727801344&ref_url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fm_parrington%2Fstatus%2F1146084205727801344

Además de esto, el Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve de la NASA reportó que la mitad de la superficie de Groenlandia se derritió antes de tiempo este año. Este es un fenómeno que suele ocurrir durante el verano y no tan temprano en el año (principios de junio).

El centro de investigación de la NASA estimó que, para mediados de junio), un 45% de la superficie de Groenlandia se había derretido, cuando lo habitual es que se hubiera derretido un 10%.