La semana pasada, el hotel Westin Playa Conchal anunció que se convirtió en el primer hotel, spa & golf latinoamericano en convertirse en carbono positivo.

Es decir, compensa más de las emisiones que produce (un 25% más, según el estudio que realizó).

El proceso para alcanzar el reconocimiento de carbono neutralidad (o en este caso para ir más allá) se basa en un concepto llamado medición de la huella de carbono. Este procedimiento toma el total de gases de efecto invernadero producidos por una organización (en este caso, el hotel) y le resta la reducción de los gases producidos y la compensación de los que no se han podido reducir mediante diversas acciones.

Un detalle importante: la certificación oficial que emite la Dirección de Cambio Climático reconoce únicamente si las organizaciones son “carbono neutrales”.  Cuando una empresa como el Westin anuncia que es carbono positivo, no existe una certificación especial para esto.

¿Por qué importa lo que hace un hotel en Guanacaste? Porque al reducir la liberación de gases de efecto invernadero, por más poco que sea, se ayuda a frenar el calentamiento global y a contribuir a los Acuerdos de París que buscan reducir las emisiones de estos gases.

El Westin al lograr compensar sus emisiones se suma a las 67 empresas que poseen el reconocimiento de Marca País Carbono Neutral al 19 de julio del 2016, según el Ministerio de Ambiente y Energía. ¿Cuál fue el proceso?

Veamos los números del hotel: el Westin inició en el año 2014 con la primera medición de la huella de carbono basados en protocolos internacionales, según explicó el Gerente de Ambiental de Florida Ice and Farm (FIFCO), Gerardo Miranda.

En ese momento, se cuantificó que el hotel emitía 4.880 toneladas de CO2e (o dióxido de carbono equivalente). A nivel país, la última medición realizada en 2012 determinó que Costa Rica emite 11,2 millones de toneladas de CO2e.

Las principales emisiones de gases efecto invernadero del Westin son debido a la gasolina y diésel de los automóviles, la electricidad, el uso de refrigerantes y el gas licuado de petróleo (GLP) (para transporte y cocinas).

La clave del éxito del Westin fue la reducción. Según Laura Mora, funcionaria de la Dirección del Cambio Climático, “la mayoría de las empresas que ingresan al programa no logran normalmente ese nivel de reducción” y esto fue lo que llevó al hotel a sobrepasar la carbono neutralidad.

El hotel trabajó en aprovechar el calor de los aires acondicionados instalaron un dispositivo que reduce el uso de la electricidad, el GLP y reducción del gas refrigerante. Estas medidas permitieron al Westin reducir alrededor de 1.295 toneladas de CO2e.

Para compensar sus emisiones, el hotel dentro de su propiedad posee un área de alrededor de 265 hectáreas que funcionan como sumidero de carbono; un bosque con diferentes estratificaciones de flora que lo que hacen es fijar el carbono.

“La masa forestal lo que hace es que absorbe el CO2 de la atmósfera y lo incorpora como parte de la biomasa de los árboles”, indicó Miranda.

Para compensar la huella total utilizaron bonos de carbono de origen nacional, que generó el Ministerio de Ambiente y Energía y fueron adquiridos al Fondo de Financiamiento Forestal (Fonafifo) para lograr el objetivo de carbono neutralidad del gobierno para el 2021, con el fin de compensar el CO2 que producen.

Por estas medidas, todos los servicios de hotel lograron mediante compensar 4.482 toneladas de CO2e (recordemos que ya habían logrado reducir otras 1.295).

A la hora de hacer las cuentas, los análisis mostraron o un balance positivo ya que el hotel emite menos carbono del que compensa.

A futuro el hotel apuesta por la posibilidad de instalar solares para generar electricidad, hacer un cambio en los aires acondicionados que permitirían ahorrar energía eléctrica y adquirir carros eléctricos para el transporte de los huéspedes del hotel.

Además el Westin desea aumentar la masa forestal del sumidero, con el motivo que la fijación de CO2 en cada año sea mayor.