Por encima del umbral de temperatura anual de 25,4° C, la expectativa de vida de los árboles en los bosques tropicales tiende a disminuir, según un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

La investigación fue realizada por científicos de la Universidad de São Paulo y el Instituto Nacional de Investigación Amazónica (Brasil), la Universidad de Leeds (Reino Unido), la Universidad de Passau (Alemania) y la Universidad Católica de Valparaíso (Chile), quienes -durante cuatro años- analizaron datos obtenidos de los anillos de más de 100.000 árboles tropicales pertenecientes a 438 especies, ubicados en 3.000 sitios alrededor del mundo.

Cada uno de estos anillos, situados en los troncos, representa un año de vida vegetal. De esta manera, los investigadores pudieron calcular la edad de los árboles y su tasa de crecimiento. Adicionalmente, los científicos analizaron cómo variables climáticas —como temperatura y humedad— influyen en la expectativa de vida.

Así fue como observaron que la longevidad de los árboles tropicales disminuye bruscamente cuando las temperaturas medias anuales superan los 25,4 °C.

Reservas de carbono

Los árboles más antiguos yacen en zonas templadas y boreales. Los árboles en zonas tropicales suelen tener una expectativa de vida relativamente corta. Mientras un árbol de zonas templadas o boreales puede alcanzar los 322 años, en el trópico esa exceptiva de vida, en promedio, es de 186 años.

“Si los árboles tropicales mueren antes, esto afectará la cantidad de carbono que estos bosques pueden fijar, lo que suscita preocupación sobre el futuro potencial de los bosques para compensar las emisiones de dióxido de carbono procedentes de la quema de combustibles fósiles. También podría causar cambios en la biodiversidad y una disminución en el número de especies en el planeta”, manifestó Giuliano Locosselli, investigador del Instituto de Biociencias de la Universidad de São Paulo y autor principal del estudio, en un comunicado.

Los bosques tropicales brindan refugio al 50% de las especies de flora y fauna, también resguardan el 50% de las reservas forestales de carbono en el mundo.

Pequeños cambios en el funcionamiento de los bosques tropicales pueden cambiar significativamente los niveles atmosféricos de dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero de origen antropogénico más importante”, señaló Locosselli.

Actualmente, las temperaturas medias en los bosques tropicales varían entre los 21°C y 30°C, números muy cercanos al umbral determinado por el estudio. Asimismo, aunado a los efectos de la temperatura, la longevidad de los árboles se verá afectada por las condiciones de sequía.

Muchas regiones de los trópicos se están calentando con especial rapidez y zonas importantes se calentarán, en promedio, más de 25°C aproximadamente. Nuestros hallazgos, que son los primeros en demostrar que existe un umbral de temperatura, sugieren que para los árboles de estas regiones, es probable que su longevidad se vea afectada negativamente”, comentó Manuel Gloor, investigador de la Escuela de Geografía de la Universidad de Leeds y coautor del estudio.

“Los bosques tropicales pueden ser más vulnerables al aumento de la temperatura de lo que se pensaba anteriormente. Por lo tanto, como resultado del calentamiento global, esperamos un acortamiento de la vida de los árboles en los trópicos”, comentó Roel Brienen, también de la Universidad de Leeds y coautor del estudio.

“Estos resultados son una señal de advertencia de que, junto con la deforestación, el calentamiento global añade un estrés adicional a los bosques tropicales de la Tierra”, agregó Brienen.