El gigante de comida rápida, McDonald’s, anunció este martes 20 de marzo, por primera vez, un plan con objetivos claros para reducir sus emisiones de CO². Este plan buscaría reducir su huella de carbono en un 36% para el 2030 con respecto a sus niveles del 2015.

El anuncio marcaría la primera vez que una cadena transnacional de comida rápida incorpora un plan basado en ciencia que incluye promoción de agricultura y ganadería sostenible y medidas de eficiencia energética para reducir sus emisiones de carbono.

“McDonald’s está haciendo su parte al establecer este ambicioso objetivo para reducir gases de efecto invernadero y abordar el reto del cambio climático global”, aseguró a través de un comunicado el CEO de McDonald’s, Steve Easterbrook.

Por medio de estas acciones, McDonald’s estaría reduciendo 150 millones de toneladas métricas de CO² para el 2030. Esto equivale a sacar 32 millones de carros de las calles o a plantar 3.8 billones de árboles y mantenerlos en crecimiento por 10 años.

Según expertos internacionales, los esfuerzos de la compañía estadounidense tendrían alcances importantes en la lucha contra el cambio climático.

“Su anuncio es importante porque compromete a una de las compañías más grandes del mundo a entregar, con todo y su sistema de producción, reducciones significativas de emisiones basadas en la ciencia”, explicó Carter Roberts, presidente del Fondo Mundial de Vida Silvestre (WWF, en inglés) a través de un comunicado.

Además, según Roberts, es importante ver el cambio de actitud de empresas grandes hacia el cambio climático. Tan solo en el 2012, las compañías de comida rápida eran de las peores calificadas en medidas de mitigación del cambio climático según la ONG Climate Counts. McDonald’s obtuvo como calificación 14 de 100 puntos posibles, por debajo de Taco Bell, KFC o Pizza Hut (que rondaron los 46 puntos) o Starbucks (que se acercaba a los 69 puntos).

La industria de la comida rápida, además, es conocida por tener un fuerte impacto en el ambiente. Por ejemplo, según un estudio de la revista Animals, cada hamburguesa requiere, en promedio, 14,6 galones de agua, 13,5 libras de alimento, 64,5 m² de tierra y un total de 4 libras de gases de efecto invernadero.

Las acciones

Según anunció la marca de comidas rápidas, una de sus medidas será promover la agricultura y ganadería sostenible. Este eje promueve acciones como compartir conocimiento sobre prácticas sostenibles, comprar carne solo de fincas que no amenacen bosque primario y secundario e investigar sobre nuevas prácticas sostenibles.

Además de prácticas agrícolas y ganaderas sostenibles, la compañía de hamburguesas apuesta por la eficiencia energética, por medio de iluminación 100% LED (50% más eficiente que las luces fluorescentes) e infraestructura de cocina que consuma menos energía.

En cuanto a sus residuos la meta es ambiciosa: para el 2025 se proponen que todos los empaques de la compañía sean producidos con fuentes renovables, recicladas o certificadas como sostenibles por la compañía.

McDonald’s opera 37,000 restaurantes alrededor del mundo y sirve comida a 69 millones de personas al día en promedio. En Costa Rica, la red Arcos Dorados opera esa marca desde hace más de diez años, en más de sesenta locales. Ojo al Clima procuró conocer la postura de Arcos Dorados Costa Rica sobre este tema, pero no ha recibido respuestas de la entidad.