El Gran Área Metropolitana es un espacio “hostil” para la biodiversidad, según científicos, pero por primera vez las ciudades tendrán la oportunidad de ser áreas de conservación.

El Ministerio de Ambiente creará una nueva categoría de área silvestre protegida llamada “Parques Integrales Urbanos”, los cuales buscarían proteger los “últimos reductos de bosque” en las ciudades y fomentar su restauración.

Así lo confirmó la viceministra de Ambiente, Pamela Castillo, a Ojo al Clima el pasado 23 de octubre, durante el una actividad del Foro Mundial de Ciudades Bajas en Carbono, realizado en el Teatro de la Danza, en San José.

La viceministra incluso adelantó que están trabajando con la municipalidad de Curridabat para crear el primero de estos parques, en la zona conocida como La Colina de Curridabat. Con menor formalidad, también se contemplan zonas como La Carpintera (Cartago), Cerros de Escazú y Finca La Verbena (Alajuelita).

Según Castillo, este tipo de área protegida sería administrada por las municipalidades y su enfoque principal sería la investigación y educación sobre biodiversidad urbana. Posteriormente, se estaría trabajando en la restauración de esos ecosistemas.

“Es una nueva categoría que estamos terminando de afinar y que pronto estaremos formalizando mediante decreto. La intención es que pueda atender la necesidad de conservación de biodiversidad en la agenda urbana”, dijo Castillo.

De acuerdo con la viceministra de Ambiente, el gobierno estaría firmando el decreto que formalice estas nuevas zonas de conservación “antes de final de año o máximo a principios de 2020”.

Estos parques serían necesarios porque el área metropolitana es una zona “hostil” para la biodiversidad, según explicó el biólogo Carlos Bolaños durante su participación en el foro.

“(En San José) hay un montón de naturaleza luchando por sobrevivir en medio de una matriz sumamente hostil que es la ciudad”, dijo Bolaños.

Además, el Plan Nacional de Descarbonización contempla aumentar la cobertura de bosque en Costa Rica de un 52% del territorio a un 60% para el año 2050. Según Castillo, esta categoría podría ayudar a restaurar bosques en la ciudad para cumplir esa meta.

Los bosques capturan CO2 de la atmósfera a través de la fotosíntesis, por lo que son sumamente importantes para “remover” nuestras emisiones contaminantes.

Conservación urbana

Actualmente, existen 9 categorías de áreas silvestres protegidas. La categoría más estricta en su manejo de la tierra son los Parques Nacionales. En total, todas las categorías protegen un 25% del territorio nacional.  

No obstante, ninguna de esas categorías está diseñada específicamente para las ciudades. De hecho, según un mapa elaborado por el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), no existe ningún área protegida dentro del casco metropolitano.

Las áreas protegidas de Costa Rica cubren un 25% del territorio nacional.

(Créditos: Sinac)

“Esta nueva categoría, al ser más laxa y estar diseñada para las zonas urbanas, no requiere ningún tipo de expropiación. Lo que requiere es hacer un estudio de quiénes están ahí para involucrarlos voluntariamente”, aseguró Castillo.

De acuerdo con ella, en primera instancia se estarían protegiendo bosques en manos de instituciones públicas. Luego, se buscaría incorporar a privados a través de incentivos como el turismo urbano, dijo.

Crear esos espacios de conservación sería el primer paso para poder conocer más sobre la biodiversidad urbana, aseguró el biólogo Bolaños. Esta biodiversidad, actualmente, es poco conocida.

“(Con los osos perezosos), por ejemplo, sabemos que esa población existe desde los años 50 pero nunca nadie ha podido determinar cuántos hay, qué están comiendo, cuántas veces al año se están reproduciendo”, dijo Bolaños.

Con la creación de áreas de conservación urbana, aseguró, se podría realizar más investigación para conocer con mayor certeza el comportamiento de esta y otras especies.

Primeros avances

La única zona donde ya se trabaja con el gobierno local para crear el primer Parque Integral Urbano es en La Colina, cerca de Tirrases de Curridabat. Así lo confirmaron tanto la viceministra de ambiente como representantes de la municipalidad de ese cantón.

De acuerdo con la Gerente de Alcaldía de Curridabat, Irene García, ya la municipalidad está trabajando en que los terrenos públicos de La Colina cumplan con todos los requisitos para incluirlos como Parque Integrales Urbanos, apenas esta modalidad sea oficial.

Además, García también aseguró que están diseñando incentivos municipales para sumar terrenos privados.

“Estamos viendo cómo hacemos con las propiedades que hay en La Colina para generar incentivos municipales de ecoturismo e incentivos de impuestos para que los privados se apunten a ser parte”, dijo García.

Según la representante municipal, el gobierno local buscará proteger esta zona porque “es uno de los lugares que aportan más servicios ecosistémicos al cantón” como agua limpia, captura de emisiones de CO2 y protección contra desastres.

“Tendría, además, todo un contexto educativo. Sería incentivar a que las personas quieran desarrollar un nuevo tipo de turismo que les permita sacar valor a la tierra y además proteger”, concluyó.