Un mes después de decidir que Chile albergará la próxima Cumbre Climática de Naciones Unidas, el ministro Ambiente y Energía habló con Ojo al Clima sobre el proceso previo a esta reunión.

¿Cómo quedó el proceso previo a la próxima reunión?

Chile y Costa Rica se ofrecieron a albergar la COP (cumbre anual de cambio climático) ante lo que pasó en Brasil (que desistió de organizarla). Decidimos que Chile organizará la cumbre y Costa Rica ayudará con algunos temas, incluyendo la conferencia previa, la PreCOP. Esta semana empezamos a trabajar más fuerte. Hay que hacer una tarea grandísima y nosotros queremos ayudarles a recoger fondos para poder avanzar, porque el tiempo es el principal enemigo: usualmente un país tiene un par de años para trabajar y aquí tenemos menos de uno. Queríamos que esto se quedar en América Latina y lo logramos. Costa Rica quiere que algunos temas con bajo perfil y mucho potencial tengan un perfil más alto. Son temas como bosques, océanos o adaptación basada en ecosistemas, por ejemplo.

¿Qué va a pasar en octubre con la conferencia previa?

En octubre esperamos organizar la PreCOP. Es un evento pequeño que trabaja para que todas las condiciones para dar la COP estén en su lugar. Nosotros queremos darle muchísimo más glamour que el que tiene habitualmente este tipo de eventos y darle elementos que usualmente no se ve en la COP, como actividades

¿Por qué asumió Costa Rica un rol protagónico en este proceso?

Este año le correspondía a América Latina organizar la cumbre. Si Brasil no podía, se iba a mover a otro continente y queríamos tenerlo acá. Aparte, tener la presidencia de la COP es muy importante porque implica una serie de facultades políticas que tiene que ver con el manejo de la agenda y las prioridades. Una presidencia de baja ambición es diferente a una presidencia de alta ambición, como será la de Chile.

¿Confían en Chile para organizar la COP?

Ciegamente confiamos en Chile.