El ministro de ambiente, Carlos Manuel Rodríguez, aseguró que la invasión de casi 4 mil hectáreas de piña en áreas protegidas “nunca debió de haber sucedido” y señaló que la expansión de este cultivo “andaba por la libre”.

Así lo dijo Rodríguez a Ojo al Clima este 27 de noviembre a través de una videoconferencia con varios periodistas de América Latina. 

El último informe del Estado de la Nación reveló, utilizando datos satelitales, que 3.824 hectáreas de piña invadieron áreas protegidas y 16.385 hectáreas invadieron humedales, principalmente en la Zona Norte.

Según explicó el ministro, la afectación se dio áreas protegidas que permiten la propiedad privada y las actividades agrícolas. 

“Lo que no  debió haber sido permitido fue ir con monocultivos. El monocultivo, por su alta carga de agroquímicos, no debe ser permitido por ninguna área protegida que permita la actividad privada y actividades agrícolas”, dijo el Ministro de Ambiente.

Según aseguró, en las áreas protegidas más estrictas —como los Parques Nacionales— “no se desarrolla ninguna actividad de monocultivos como la piña”. En esas categorías la tierra es propiedad del estado.

Rodríguez, además, aseguró que el ministerio tiene identificadas “alrededor de 5 mil hectáreas” donde bosques o bosques en restauración han sido “altamente degradados”. 

“Tenemos identificadas 75 fincas con información geográfica que están siendo llevadas a las cortes”, dijo.

Residuos del plaguicida bromacil, que se usa en la piña y otros cultivos, han contaminado fuentes de agua en varias comunidades del país. (Foto Katya Alvarado)

(Créditos: )

Según dijo la investigadora del Programa Estado de la Nación, Karen Chacón, los hallazgos del último informe sugieren que las áreas protegidas de Costa Rica son vulnerables a la expansión de cultivos.

“Lo importante es destacar la vulnerabilidad a la que están expuestas las áreas protegidas del país. Esta no es la primera vez que se registra y no es exclusivo del caso de la piña”, dijo Chacón.

El sector forestal es fundamental para reducir las emisiones de Costa Rica. En el 2012, todo el sector (incluyendo áreas privadas) capturó 2,5 megatoneladas de CO2. Esto es un peso parecido al de seis rascacielos como el Empire State.

Yo no puedo desconocer que la transformación del paisaje (forestal) a piña es, desde el punto de vista del carbono, negativo. Aún con esto, y con la tala ilegal, tenemos un balance positivo”, señaló Rodríguez al respecto. 

Humedales

En cuanto a la afectación en humedales, Rodríguez aseguró que discrepa “fuertemente del número que se dio”. Este fue publicado en el Estado de la Nación con datos del proyecto Monitoreo de Cambio de Uso de la Tierra en Paisajes Productivos (Mocupp).

El informe señala una invasión de piña de más de 16 mil hectáreas dentro de humedales, sobre todo en la Zona Norte. Esta es un área mayor que la de los cantones de San José y Desamparados juntos.

Roberto Cordero, asesor ambiental de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep), también aseguró que “16 mil hectáreas parece un número bastante elevado”.

De acuerdo con Chacón, los datos del Mocupp tienen un “90% de confiabilidad”. Para generarlos, el Mocup toma varias imágenes satelitales en diferentes momentos y luego hace una verificación en el campo de las hectáreas de piña identificadas.

“Como en todo, hay un margen de error. Pero el porcentaje de confiabilidad es muy alto”, dijo la investigadora.

Piñeras en la Zona Norte invadieron casi 4 mil hectáreas en áreas protegidas y más de 16 mil en humedales solo en el 2017.

(Créditos: Katya Alvarado)

A pesar de eso, el ministro reconoció que “el problema es latente” y aseguró que toman acciones para “corregir el rumbo”.

A pesar de eso, la Secretaría Técnica Nacional del Ambiente (Setena) dio luz verde a un proyecto de 500 hectáreas de piña ubicado a menos de 5 kilómetros del humedal Térraba-Sierpe, el más grande del país.

“Por la libre”

El ministro de ambiente también anunció que emitirá una serie de directrices para contener la expansión piñera cerca de Áreas Silvestres Protegidas. 

“En los próximos dos meses van a haber una serie de medidas que vayan a limitar tremendamente que estas actividades sigan estando por la libre, porque andaban por la libre en Costa Rica”, dijo Rodríguez.

Según dijo el ministro, otro tema “mucho más importante que el de carbono para los costarricenses”, es el tema de la contaminación de las fuentes de agua por los agroquímicos de la piña.

“Es un tema tremendamente serio. Si no ponemos coto a esta situación, Costa Rica va a tener un problema muy muy serio en abastecimiento de agua potable”, añadió el ministro.

El Ministerio de Ambiente emitirá una directriz para prohibir cualquier tipo de monocultivo en áreas protegidas, incluso en las que permiten actividades agrícolas, según dijo Rodríguez. Solo se permitirán monocultivos relacionados a plantaciones forestales.