Portada del New York Times del 24 de junio de 1988, tras el testimonio de James Hansen en el Senado estadounidense.

Ojo al Clima