Cada hectárea de los Parques Nacionales y Reservas Biológicas de Costa Rica, generó alrededor de mil dólares en el 2016. En total, estas reservas generaron más de $1.800 millones en ese año.

Así lo reveló un estudio del Centro Internacional de Política Económica para el Desarrollo Sostenible (CINPE) de la Universidad Nacional, presentado en una conferencia de prensa este 6 de noviembre.

De acuerdo con el estudio, estos dos tipos de áreas protegidas aportaron, en el 2016, alrededor de un 3,15% del PIB del país, la mayor parte proveniente de actividades relacionadas al turismo.

Según la directora del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), Grettel Vega, este es un monto que sobrepasa sus expectativas y muestra que las áreas protegidas son, “por mucho, más importantes de lo que imaginamos”.

“(Se piensa que las áreas protegidas) son zonas improductivas que juegan en contra del desarrollo económico de las comunidades. Por el contrario, estas zonas son motores de desarrollo local”, aseguró Vega.

En esto coincidió el director del CINPE, Olman Segura, quien señaló que las zonas protegidas son “fundamentales para el desarrollo nacional” y que Costa Rica debe apostar por mantenerlas.

“(El estudio) invita a que Costa Rica continúe con una política de conservación y de uso sostenible. No es conservar por conservar. Es conservar porque, en efecto, está generando beneficio para la sociedad costarricense”, señaló Segura.

Sin embargo, en años anteriores, la contribución porcentual al PIB de estas áreas protegidas ha sido mayor. 

Según estudios anteriores del CINPE, en el 2002 y 2011, los Parques Nacionales y Reservas Biológicas aportaron alrededor de un 5% del PIB. En el 2002, el aporte en dólares fue de $814 millones y, en el 2011, fue de $1.300 millones.

Juntos, los Parques Nacionales y Reservas Biológicas, representan la mayor parte del área terrestre protegida en Costa Rica. En total, todas las áreas protegidas de Costa Rica (incluyendo otras categorías) cubren alrededor de 25% del territorio nacional.

Según dijo la investigadora encargada del estudio, Mary Luz Moreno, si se tomara en cuenta más categorías —como los Refugios de Vida Silvestre o las Reservas Forestales— el aporte probablemente sería mayor.

Las áreas protegidas de Costa Rica son fundamentales para reducir las emisiones del país. En el 2012, todo el sector forestal (incluyendo bosques privados) capturaron 2,5 megatoneladas de CO2. Esto es un peso parecido al de seis edificios como el Empire State.

La investigadora del CINPE, Mary Luz Moreno, presentó los resultados de la investigación sobre el aporte de los Parques Nacionales a la economía.

(Créditos: Sebastián Rodríguez)

Turismo: el mayor generador

Entre los sectores beneficiados por las áreas protegidas, el sector turístico fue el mayor beneficiado. Alrededor de un 78% de la riqueza generada por estas zonas se produjo en el sector del turismo.

Según el estudio, la gran mayoría de los turistas que visitan al país lo hace por ocio o vacaciones (74% del total) y, de ese porcentaje, la mitad aseguró haber visitado un Parque Nacional o una Reserva Biológica.

“El aporte que dan (las áreas protegidas) al sector turístico es sumamente importante. La mayoría de los turistas vienen atraídos por la flora y la fauna de este país”, señaló Vega, directora del Sinac.

En comparación a años anteriores, el turismo subió su aporte a la riqueza generada por estas áreas protegidas en un 32%. Las actividades relacionadas a estas zonas pasaron de generar $952,5 millones en el 2009 a generar $1.417 millones en el 2016. 

El segundo sector más beneficiado es el de generación eléctrica. De acuerdo con el estudio, existen 15 represas hidroeléctricas que aprovechan el agua producida por Parques Nacionales o Reservas Biológicas. Todas ellas son del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

De todo el dinero generado por estas zonas, menos de un 1% se va al Sinac para su mantenimiento.