Del 11 al 15 de octubre, representante de los países miembro del Convenio de Diversidad Biológica se reunieron virtualmente para discutir la creación de un nuevo marco mundial en materia de biodiversidad, el cual cumpla con las metas que los pasados marcos no cumplieron. En la reunión enfatizaron en que la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que provee la naturaleza ayudan a todas las formas de vida, incluido al ser humano y no solo en términos de salud y bienestar, también con el crecimiento económico y desarrollo sostenible.

De hecho, la biodiversidad también es clave en la adaptación y resiliencia ante el cambio climático. Las Soluciones Basadas en Naturaleza (SBN) son opciones de bajo costo y potencialmente eficaces para reducir los riesgos del cambio climático y, al mismo tiempo, brindar importantes beneficios a la economía, medio ambiente y medios de subsistencia.

La contaminación, por su parte, resta salud a los ecosistemas, obstaculizando la prestación de servicios que estos proveen, entre estos los relativos a regulación que son relevantes ante los impactos del cambio climático.

El 12 de julio se publicó un primer borrador del nuevo marco mundial para la biodiversidad, en el cual se incluían metas como establecer que al menos el 30% de áreas terrestres y marinas del mundo sean conservadas por sistemas de áreas protegidas eficaces, administradas de manera equitativa y ecológicamente representativas. Otra de estas metas consta en aumentar los recursos financieros de todas las fuentes en al menos $200.000 millones por año. También aparece un 50% de mayor reducción en la tasa de introducción de especies exóticas invasoras, así como controles para eliminar o reducir sus impactos en los ecosistemas.

Al finalizar la primera parte de la COP15, esta dejó una declaratoria titulada Civilización Ecológica: Construyendo un futuro compartido para toda la vida en la Tierra, en la cual los países establecieron ciertas medidas a cumplir para el 2030. En primer lugar está asegurar el desarrollo, adopción e implementación de un marco de biodiversidad global post-2020 efectivo que provea los medios necesarios para su implementación, mecanismos para monitoreo, reporte y revisión; así como trabajar para que los gobiernos sigan promoviendo la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad en la toma de decisiones.

Entre las medidas también se encuentra el mejorar la eficacia y aumentar la cobertura de áreas basadas en conservación y manejo a nivel mundial, adoptando sistemas que muestran ser efectivos en la conservación de este tipo de áreas; mejorar el marco legal ambiental global y fortalecer la legislación ambiental a nivel nacional y su aplicación para proteger la biodiversidad.

Abordaje integral

En un webinario, organizado por Claves 21 y LatinClima, Grethel Aguilar -directora general adjunta de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)- mencionó que “biodiversidad y cambio climático van de la mano, son una sola. En UICN estamos convencidos que mientras sigamos hablando por un lado cambio climático y por otro de biodiversidad va ser muy difícil alcanzar las metas que nos hemos propuesto”.

Aguilar destaca que todo esfuerzo debe ser orientado hacia un esfuerzo común de alcanzar los objetivos de la agenda 2020-2030 para desarrollo sostenible, en la cual la biodiversidad está enlazada con la prosperidad, la salud humana, la eliminación o reducción de pobreza.

Juan Carlos Duque, especialista en biodiversidad del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), agregó: “ahora estamos en el medio de buscar la aprobación del marco global para la biodiversidad post-2020, pero eso no lo podemos hacer sin hacer un análisis de las cosas que se han hecho hasta ahora, tanto buenas como malas. Las metas de Aichi eran muy acertadas; sin embargo, ninguna se cumplió en su totalidad”

Para Duque, al no cumplirse con las metas que se tenían, se presentarán más pandemias cómo la actual, un calentamiento sin precedentes o eventos climáticos extremos que afecten a las regiones de distinta manera.

Entre el 25 de abril al 8 de mayo del 2022 se continuará con las negociaciones finales sobre el marco de biodiversidad global post-2020, esta vez de forma presencial en la localidad de Kunming, en China.