La adaptación al cambio climático es vital para el desarrollo sostenible y, ahora, la gente puede ayudar a darle forma.

A partir del 9 y hasta este viernes 20 de octubre, la ciudadanía podrá consultar y hacer sugerencias a la Política Nacional de Adaptación (PNA) del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), disponible en este enlace.

Iván Delgado, representante de la Dirección de Cambio Climático del Minae, resaltó la importancia de esta política, que integra seis ejes que van desde la gestión del conocimiento y datos, hasta la inversión y seguridad financiera para la acción climática.

“Queremos hacer esos ajustes con visión transformativa para evitar las pérdidas humanas, moderar los daños materiales y, sobre todo, aprovechar las oportunidades de innovación”, señaló Delgado.

Esta política es parte de los compromisos adquiridos por Costa Rica luego de ratificar el Acuerdo de París en octubre del año pasado. El documento, ahora en consulta,  daría pie para la creación de un Plan Nacional de Adaptación, que velaría por la adaptación de varios sectores del país, como el agropecuario, las áreas protegidas y las áreas marítimas.

No obstante, antes de elaborar este plan, las autoridades del Minae decidieron diseñar una política pública que planteara una especie de guía. Esta guía serviría para lograr la adaptación al cambio climático de manera integral.

“Nosotros empezamos el proceso en enero de este año. Luego pensamos que tenemos que aprovechar porque no hay una política que permita dar esa visión de país que queremos”, explicó Delgado.

Una vez aprobada la Política Nacional de Adaptación, el gobierno comenzará con la redacción de un Plan Nacional de Adaptación, el cual contaría con la participación de varios sectores como salud, aguas y biodiversidad, por ejemplo.

Una vez aprobada la Política Nacional de Adaptación, el gobierno comenzará con la redacción de un Plan Nacional de Adaptación, que es uno de los requisitos principales para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

Este plan será el que establezca de manera más específica y funcional las acciones del país por reducir las consecuencias del cambio climático.

Según un reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, en inglés), los planes de adaptación serían urgentes para combatir el cambio climático.

De acuerdo con el IPCC, reducir nuestras emisiones, solamente, no será suficiente para detener los impactos del cambio climático, sino que es necesario implementar políticas para adaptarnos a los inminentes cambios en el clima.

“No podemos ser carbono neutral si no nos adaptamos. No somos un país de grandes emisores pero queremos ser un laboratorio para dar el ejemplo”, afirmó Delgado.

¿Qué dice la política?

Esta política establece la visión del gobierno para prevenir los posibles efectos negativos asociados al cambio climático. De esta forma se podrían ahorrar daños económicos, ambientales y sociales en las zonas vulnerables.

El plan busca fortalecer los sectores clave de la economía del país como la agricultura, pesca, turismo y servicios públicos, por ejemplo.

Además, pretende apoyar financieramente a comunidades en riesgo para volverlas resilientes (resistentes) a desastres naturales y otros impactos del cambio climático.

Uno de los aspectos principales de la Política Nacional de Adaptación es que trabaja con un enfoque basado en ecosistemas. Es decir, no solo vela por la resiliencia de las personas sino que lo hace a través de la protección de los ecosistemas ligados a estas personas.

También busca incluir de manera transversal los factores de gestión de riesgo, enfoque de género e inclusión de poblaciones indígenas.

“Esta es la visión política. El plan ya viene con responsables, indicadores y hasta presupuestos de cómo se va a financiar cada rubro” explicó Delgado.

Plan Nacional de Adaptación 2018

El Plan Nacional de Adaptación es uno de los requisitos principales para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.

La confección del plan estará conformado por seis mesas. Cada una de las mesas representa un sector diferente e impactado por el cambio climático. Las autoridades prometen que el documento estará listo para el próximo año.

Los sectores representados serán biodiversidad y bosque (Sinac), turismo (Instituto Costarricense de Turismo), recurso hídrico (AyA y Viceministerio de aguas y mares), salud (Ministerio de Salud), infraestructura (Ministerio de obras públicas y transportes y Colegio de ingenieros y arquitectos) y agricultura y pesca (MAG).

“El plan va a estar basado en necesidades. No en caprichos. No en deseos, sino ya en lo que la gente está trabajando. La idea es financiar esos proyectos, a través del fondo verde, para que no se queden solo en el papel” aseguró Delgado.

Este plan apunta a brindar resultados positivos para el año 2030 y estará alineado con los objetivos para el desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.