Desde ya y hasta finales de diciembre, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) instalará 28 nuevos cargadores de vehículos eléctricos en diferentes puntos del país, entre ellos Sixaola, Caldera, Orotina, Guápiles, Sámara, Los Chiles, Puntarenas, Herradura, Puntarenas y Uvita.

El proyecto cuenta con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y forma parte de las acciones contempladas en el Plan Nacional de Descarbonización orientadas a la electrificación de la flota vehicular.

Estos nuevos cargadores tienen una capacidad máxima de 100 kilovatios y permiten conectar dispositivos tipo CCS1, CHAdeMO o GB/T, que son los estándares utilizados en vehículos americanos, japoneses, coreanos, chinos y europeos. Los cargadores incluso poseen una modalidad de operación dual para el CCS1 y alguno de los otros dos tipos.

Las pruebas de funcionamiento evidenciaron compatibilidad con vehículos de marcas como BMW, BYD, Chevrolet, Ford, Hyundai, Nissan, Volkswagen y Xpeng.

“Estos cargadores robustecen el desplazamiento de los vehículos eléctricos en Costa Rica. Dispondremos de mayor potencia, con varios tipos de conectores en una misma estación, y reforzaremos los puntos ya disponibles en nuestra área de concesión”, dijo Irene Cañas, presidenta ejecutiva del ICE, en un comunicado.

Desde 2016, el ICE viene instalando cargadores rápidos y semirápidos en un esfuerzo por consolidar una red. A este esfuerzo se ha sumado la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y cooperativas de distribución de electricidad.

Actualmente, Costa Rica es el primer país en Centroamérica y el Caribe en contar con una red de más de 100 puntos de carga a lo largo del territorio nacional, lo que le permite a las personas movilizarse teniendo la seguridad de que existe un sitio cercano donde, en caso de ser necesario, poder cargar su carro.

Estos 28 cargadores corresponden a una compra independiente a los 34 cargadores que debían instalarse el año pasado, los cuales no llegaron a comprarse debido a un incumplimiento del contrato por parte del proveedor. 

Aunado a estos 28 nuevos cargadores se sumarán cuatro que la CNFL instalará entre 2020 y 2021, así como uno que colocó a la Junta Administrativa del Servicio Eléctrico Municipal de Cartago (Jasec) en el cantón de El Guarco.

Movilidad eléctrica

En Costa Rica circulan unos 1.000 vehículos eléctricos. En 2019, al país ingresaron unas 368 unidades eléctricas, cifra solo superada por Colombia y México, pero que aventaja a países como Chile y Brasil. 

Esto nos convierte en el tercer país de Latinoamérica con más vehículos eléctricos per cápita, según datos de la Unidad Financiera de Bloomberg.

En cuanto a la recarga, la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) fijó una tarifa única de ¢182,72 para la operación de centros de carga rápida de vehículos eléctricos.

La consolidación de esta red de carga de vehículos eléctricos está amparada, aparte del Plan Nacional de Descarbonización, por el Plan Nacional de Transporte Eléctrico y la Ley N°9518 de Incentivos y Promoción para la Movilidad Eléctrica así como sus reglamentos.

Uno de sus reglamentos, el decreto N°41642-MINAE, establece la creación de una plataforma informática para la gestión operativa y cobro por el uso de la red de carga. La idea es que los usuarios puedan acceder a esta plataforma para reservar un cargador o gestionar el pago de la electricidad consumida, esto mediante un monedero electrónico que estará ligado a una tarjeta de crédito o débito. 

El mapa con las estaciones de carga puede consultarse en: www.grupoice.com