Como una manera de contribuir a la conservación y restauración de la biodiversidad, así como colaborar con la protección costera, voluntarios e investigadores  realizaron un trasplante masivo de corales de manera casi simultánea en tres países, llamado Coralmanía 2021. Este evento se efectuó en Costa Rica, Honduras y República Dominicana. 

Del 27 de noviembre al 10 de diciembre, estos tres países -con el objetivo de tener un impacto regional- tuvieron como meta trasplantar al menos un kilómetro cuadrado de arrecife de coral, lo que sería aproximadamente 1.800 fragmentos de coral que se colocaron en su medio natural para reintegrarse en el ecosistema.

En Costa Rica, se trasplantó la especie Pocillopora spp en Bahía Culebra (Guanacaste) y en el Golfo Dulce, sitios donde existen proyectos activos de restauración coralina

En total, la actividad contó con el apoyo de más de 70 buzos profesionales voluntarios. Asimismo, esta fue posible gracias al Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) de la Universidad de Costa Rica (UCR), Península Papagayo, el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) que forma parte del Ministerio de Ambiente y Energía y la organización Racing Coral Costa Rica.. 

Juan José Alvarado, profesor e investigador del CIMAR-UCR, comentó que “con la restauración coralina tratamos de adaptar y mitigar los impactos del cambio global y ayudar a los arrecifes a sobrevivir y a que podamos disfrutarlos por más generaciones”. 

“Con esta iniciativa regional, Centroamérica y República Dominicana buscan dar su grano de arena a la recuperación global de los arrecifes coralinos y arrancar con fuerza la Década de los Océanos y la restauración ecológica de las Naciones Unidas”, agregó.

La iniciativa Coralmanía surgió en 2016 de la mano de la Fundación Dominicana de Estudios Marinos (Fundemar), Fundación Grupo Puntacana, Counterpart International, CEBSE y The Nature Conservancy (TNC), con apoyo de la Cooperación alemana para el desarrollo – GIZ.

De hecho, a nivel regional, GIZ coordinó  con decenas de instituciones científicas, gubernamentales, ambientales y privadas del sector turístico.

En Golfo Dulce, se trasplantaron más de 280 colonias de coral en tres sitios diferentes del arrecife.

(Créditos: Raising Coral Costa Rica)

Cambio climático en el fondo marino 

Los efectos del cambio climático se evidencian en diversos aspectos, siendo el mar uno de ellos. Aproximadamente el 70% de la superficie de la Tierra está cubierta por los océanos, debido a esto se deben tomar medidas para mitigar los efectos del cambio climático en estas masas de agua.

A pesar de que los arrecifes de coral ocupan solamente alrededor del 0,5% del fondo marino, su rol es importante porque cuentan con una gran diversidad de vida animal y vegetal, hacen circular los nutrientes a través de su red alimentaria y proporcionan alimento. 

El aumento de la temperatura representa una gran amenaza para los corales, ya que los lleva a un blanqueamiento que los vuelve más débiles, incluso les puede causar su muerte. También se ven  afectados por la acidificación del océano debido a que disminuye su calcificación, lo que provoca que sus esqueletos se vuelvan más débiles y se dificulte su crecimiento. 

De acuerdo con  Alvarado, “los arrecifes coralinos son vitales para la vida humana y la biodiversidad de todo el planeta. El grave deterioro que han sufrido en las últimas décadas pone en juego los servicios económicos y ambientales que nos brindan”. 

Por otra parte, Rafael Gutiérrez Rojas -director ejecutivo del SINAC- comentó que “los arrecifes coralinos son los ecosistemas marinos que presentan la mayor biodiversidad del planeta, ya que alberga cerca del 25% de las especies marinas que se conocen. Sus principales constructores son los corales, los cuales contribuyen con la acumulación de carbonato de calcio y dan estructura al ecosistema”.

El evento en Golfo Dulce se realizó este 03 y 04 de diciembre del 2021. Se contó con la participación del alcalde de Golfito Freiner Lara, colaboradores del SINAC, tres centros de buceo y la empresa privada.

(Créditos: Raising Coral Costa Rica)

 

En total, más de 35 personas participaron en la jornada de restauración entre voluntarios, capitanes y el equipo de la asociación.

(Créditos: Raising Coral Costa Rica)

 

Raising Coral ha estado trabajando en restauración coralina en el país desde el 2016. Sus metodologías y técnicas están basadas en buenas prácticas científicas, así como un arduo trabajo para entrenar personas locales para que asistan en los trabajos de campo en el cultivo y plantación de corales en el Golfo Dulce.

(Créditos: Raising Coral Costa Rica)

 

Los jardineros de coral locales pusieron en práctica su conocimiento y experiencia al entrenar a los voluntarios.

(Créditos: Raising Coral Costa Rica)

 

Cada persona plantó más de 15 colonias de coral del género Pocillopora spp.

(Créditos: Raising Coral Costa Rica)

 

Se espera que Coralmanía se convierta en una actividad anual.

(Créditos: )