Antes del Reto Naturalista Urbano GAM 2020, Margarita Chaves no se había percatado cuan numerosos y diversos eran sus vecinos no humanos. Bastó con mirar debajo de las hojas y en el zacate del patio de la casa para descubrir un nuevo mundo. “Disfruté mucho esta conexión con observación consciente, estamos rodeados de tanta vida”, escribió en las redes sociales de la actividad.

La mariposa que registró Chaves en iNaturalist, una Anstenoptilia marmarodactyla, fue una de las novedades en esta base de datos de ciencia ciudadana de alcance mundial. El escarabajo Euphoria eximia, que reportó Andrey Peraza, fue la otra.

“Soy estudiante de Agronomía, gran apasionado de la entomología. La verdad es que, siempre que tengo la oportunidad, salgo a la búsqueda de especímenes. Este lo encontré cerca de mi casa, una zona cubierta por abundante vegetación. Ademas fue la primera vez que tuve la oportunidad de verlo en su ambiente natural”, comentó Peraza.

Chaves y Peraza fueron dos de las 195 personas que participaron en el Reto Naturalista Urbano GAM 2020; una actividad de ciencia ciudadana cuyo propósito es acercar a las personas a la biodiversidad con la que conviven día con día en la ciudad, esto gracias a la existencia de áreas naturales urbanas que, además, prestan servicios ecosistémicos como regulación de temperatura, captura y fijación de carbono, regulación hídrica ante aguaceros, paisaje, etc.

Los participantes realizaron 2.137 observaciones correspondientes a 726 especies. La especie más observada fue el yigüirro (T. grayi), el cual se reportó 25 veces. En cuanto a grupos taxonómicos, las plantas fueron las más reportadas con 57,3% de las observaciones, seguido por el grupo de los insectos con 25,1%, las aves con 9,7% y los hongos con un 2,7%.

En cuanto a zonas geográficas, la mayoría de las observaciones se realizaron en San José (57,2%), Heredia en segundo lugar (25%), Alajuela en tercero (13,2%) y Cartago (4,6%).

Las personas que viven en las ciudades, con una actividad que se vuelve viral, se dan cuenta que tienen un montón de biodiversidad cerca y la disfrutan más de lo que esperaban. Creo que la gente tiene una curiosidad innata y necesitamos seguir promoviendo estas actividades de ciencia ciudadana para que así todos los que tienen ese interés lo puedan seguir cultivando”, comentó Michelle Monge, investigadora del Laboratorio de Análisis de Fauna del ICOMVIS-UNA y organizadora del evento.

La buena noticia es que la actividad se repite este año del 30 de abril al 3 de mayo. Participarán 400 ciudades de forma simultánea. Costa Rica aparece inscrita con la Gran Área Metropolitana (GAM) y, por Centroamérica, también participarán El Salvador, Nicaragua y Panamá.

“Por la pandemia, seguimos realizando el reto a nivel de colaboración. Vamos a retomar la competencia mundial quizá el próximo año, cuando la situación esté mejor”, explicó Monge.

La actividad a nivel mundial es auspiciada por National Geographic Society, la Academia de Ciencias de California y el Museo de Historia Natural de dicha academia.

De hecho, esta academia fue la que inició con la competencia en el 2016 y el interés fue creciendo al punto que se volvió un evento mundial. Ahora, ellos son quienes coordinan a los organizadores de cada ciudad. En nuestro caso, la organización recae en CRBio e ICOMVIS.

“Lo que más me gustó de la primera experiencia del 2020 fue encontrar gente que me dijera que nunca creyó que buscar animalitos fuera tan divertido e incluso involucraron a sus hijos. Eso me gusta porque, poco a poco, desde chiquititos, les vamos cultivando esa curiosidad de buscar en el jardín, de buscar a esos seres vivos que conviven conmigo en la casa, de no matarlos, de no estar usando insecticidas o plaguicidas dañinos para el ambiente. La actividad es muy integral”, dijo Monge.

Parques, jardines y patios

Las observaciones del Reto Naturalista Urbano GAM 2021 se pueden hacer en parques naturales cercanos a la ciudad, pero también en los parques urbanos e incluso en los jardines y patios de las casas.

“Las personas que así lo deseen pueden trasladarse al Rodeo o a los cerros de Escazú, por ejemplo. Pero, también está la opción de ir a los parques que usualmente se utilizan para trotar, caminar o pasear al perro. Nada más que, esta vez, la idea es ir más despacio, buscando en las copas de los árboles, deteniéndose a ver los troncos para notar el montón de líquenes que existen y quizá nunca habían notado”, declaró Monge.

Si bien muchos parques ya están abiertos, no hay que olvidar que seguimos en pandemia. Por ello, Monge recalcó la importancia de seguir con los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud: participar en burbuja, mantener la distancia (dos metros como mínimo), usar mascarilla en todo momento, lavarse las manos con agua y jabón de forma constante, utilizar alcohol en gel, no hablar fuerte, gritar o cantar para evitar la propagación de gotículas respiratorias.

Otras recomendaciones: elegir lugares abiertos poco transitados, minimizar interacciones con otras personas (no romper burbujas), tampoco compartir los binoculares u otros instrumentos de observación.

“Pienso que mucha gente también utilizar el jardín o patio de su casa como espacio de observación. Desde ahí pueden participar y así están seguros”, dijo Monge.

De hecho, así fue cómo se realizó el año pasado: las personas hicieron sus reportes desde los jardines y los patios de sus casas. Algunos, incluso, fueron un paso más allá.

“Después del reto naturalista urbano, no podría afirmar que se debió por este necesariamente, pero se empezaron a ver grupos de iNaturalist que subían fotos donde se veía a la planta con su polinizador y también plantas con frutos y las aves que llegaban a comerlos. Entonces sí, más que solo ver la especie, ya la gente también empezó a ver la interacción entre diferentes especies y la incluye como un detalle más allá de simplemente la observación de las especies. Ya nos hacemos preguntas, qué es lo que buscamos con este tipo de actividades”, destacó Monge.

¿Cómo participar?

Para participar en el reto, no se necesita equipo especializado. Lo único que se requiere es un celular con cámara y conectado a Internet así como muchas ganas, eso es todo.

Lo primero es descargar la aplicación de iNaturalist en el teléfono inteligente. La app está disponible en Google Play para dispositivos Android y AppStore para teléfonos Apple.

Una vez instalada, el siguiente paso es crear un usuario. Aunque es muy fácil de usar, los organizadores estarán realizando una serie de charlas, que se pueden seguir por Facebook (iNaturalistCR), del 19 al 29 de abril. La primera, precisamente, es para aprender a usar la aplicación.

El resto de las charlas estarán dedicadas a los grupos taxonómicos que suelen verse en la GAM: mariposas, líquenes, hongos, árboles, escarabajos, reptiles, anfibios y aves. Todas las charlas serán a las 5 p.m.

“Lo que queremos con esas charlas es enganchar a las personas. Darle un poco de información para que empiecen a aprender a identificar especies y, cuando ya sabe cuáles son las especies más comunes, entonces van a querer ver y aprender más. Teniendo las herramientas de identificación básicas, ya pueden empezar a indagar un poquito más en el grupo taxonómico que les gusta”, manifestó Monge.

El tercer paso es propiamente participar en el Reto Naturalista Urbano GAM 2021. La idea es tomar fotografías del espécimen y subirla a iNaturalist completando algunos datos.

Del 4 al 9 de mayo, los expertos son quienes trabajarán arduamente para identificar las especies registradas por los participantes. El año pasado, 274 personas colaboraron en esta tarea. “La comunidad internacional apoya un montón, porque es gente que quiere participar en Costa Rica, pero no puede. Entonces esta es su forma de hacerlo”, dijo Monge.

Esos datos pasan a nutrir el Repositorio Global de Datos de Biodiversidad (GBIF, por sus siglas en inglés) para que puedan ser consultados por investigadores de todo el mundo. Según Monge, GBIF ha facilitado datos que han nutrido más de 4.000 artículos científicos revisados por pares (peer review).

Los resultados del Reto Naturalista Urbano GAM 2021 se darán a conocer el 10 de mayo y se premiará a los tres primeros lugares en observación.