“Un día fuimos a surfear a Playa Guacalillo. Llegamos y la playa estaba toda cubierta de llantas, botellas plásticas, juguetes, pastas de dientes, desodorantes, botellas de leche… de todo. Casi nos pusimos a llorar. Fue devastante, porque uno no podía ni entrar al mar”, cuenta Carla Gallardo, directora ejecutiva del Grupo ACOS.

Las costas costarricenses son puntos con gran potencial para el turismo, tanto de recreación como deportivo; pero experiencias como la de Carla impiden que las personas puedan aprovechar y apropiarse de espacios como playas y ríos.

Esta problemática fue el motivo principal por el cual, hace ocho años, inició ACOS Verde, la primera división del grupo. ACOS es una asociación deportiva sin fines de lucro y su deporte principal es el surf. Carla compara surfear en un mar lleno de basura con que un futbolista entre a un estadio donde la cancha esté repleta de todo tipo de residuos.

“Sentimos que teníamos que hacer algo al respecto, porque -para entrar a surfear- teníamos que pasar entre toda la basura que estaba flotando para poder ir al fondo donde están las olas”, dice Gallardo.

El primer evento de la asociación fue una campaña llamada Limpiando la casa, a la cual asistieron surfistas con el propósito de recolectar los residuos que se habían acumulado en la playa de Guacalillo.

Gallardo cuenta que, al adentrarse en la causa de la recuperación y limpieza de las playas, se dio cuenta de que no solamente las playas estaban contaminadas, sino que el problema de la acumulación de desechos plásticos y otros tipos de residuos sólidos estaba presente también en los ríos del país.

La acumulación de basura en los ríos refuerza el rechazo cultural e impide que las personas generen un vínculo con esos espacios. (Foto: Asociación Río Urbano).

(Créditos: )

Desde la ciudad hacia el mar

“Casi todo el desecho plástico que termina en las costas proviene de actividades humanas. Cuando los residuos se desechan incorrectamente, llegan a los flujos de agua (como los ríos) y finalmente llegan al mar, donde se han estado acumulando por décadas”, explica Miguel Cifuentes Jara, especialista en mitigación del cambio climático del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE).

Ellian Villalobos, fundador y presidente de la organización Green Wolf Costa Rica, manifestó que la mala gestión de los residuos en la capital y la Gran Área Metropolitana (GAM) provoca que cerca del 80% de los desechos que se reciben en las costas provengan de las ciudades del centro del país.

Villalobos agrega que las zonas costeras más afectadas son Guacalillo, en el Pacífico Central, y Parismina, en el Caribe. Esto se debe a que ambas zonas son desembocaduras de ríos que recorren la GAM.

“La GAM desecha toneladas de basura que bajan por los ríos y se quedan pegadas en los manglares o en filtros naturales del medio ambiente. Antes de llegar a la playa, se quedan entre la salida y el mar. Entonces, en mareas altas y en tormentas, todo ese desecho fluye hacia el mar”, explica Gallardo.

La directora de Grupo ACOS añade que las áreas que se encuentran en una situación más crítica por la acumulación de desechos son las cuencas de los ríos. Villalobos declara que, dentro de la GAM, los ríos más afectados son los cercanos a los sectores de Alajuelita, San Sebastián, el sector de Anonos, La Carpio y Guararí.

También, Alonso Briceño -gestor cultural e investigador de la organización Río Urbano- indica que la problemática de la basura no se debe solamente a que las personas activamente arrojan sus desechos en los ríos. “Es que la gente tira basura y, de alguna u otra manera, por una mala gestión de la ciudad y de la comunidad, llega al río”, dice Briceño.

Mural artístico en San José, creado por Carlos Hiller como parte de la campaña El Mar Empieza Aquí. La intervención artística fue realizada  por un artista callejero poco tiempo después de haber sido realizada. (Foto: Green Wolf CR).

(Créditos: )

Educación para concientizar

Tanto ACOS Verde como Green Wolf y Río Urbano convocan a voluntarios para participar en jornadas de limpieza de ríos y playas, con el objetivo de ayudar al medio ambiente y a la salud. Sin embargo, están conscientes que se requiere abordar el problema desde una perspectiva integral si se quiere generar un impacto a gran escala.

Solamente la limpieza de los espacios no aportará una solución a largo plazo, por eso es importante iniciar el proceso por la concientización y la educación, de lo contrario, el problema persiste y el impacto de los esfuerzos de recuperación se minimiza. Así es como lo expresa Gallardo: “personalmente, hay ocasiones en las que me siento un poco afligida, porque  trabajar, trabajar y trabajar, y ver que el grano de arena de uno es pequeño y que hay tanta problemática a veces es muy fuerte”.

Por esta razón, las organizaciones de recuperación de ríos y mares le dan un abordaje holístico a su trabajo, pues fomentan la concientización y participación ciudadana, de entidades estatales y la sinergia positiva entre distintas organizaciones.

“El tema de la recuperación de ríos no se limita únicamente al tema de limpieza”, dice Briceño. Para el gestor cultural de Río Urbano, la contaminación es el efecto de un problema cultural y no se puede estar eternamente limpiando. “Si no se aborda la parte de educación, no va a cambiar la problemática”, manifiesta.

La educación y sensibilización son importantes para que las personas cambien la percepción que tienen sobre los ríos. Una parte fundamental de los procesos de recuperación es que la comunidad reconozca el valor de ellos y los identifique como parte de la identidad urbana.

Un reto con el que se enfrenta Río Urbano, por ejemplo, es que los habitantes del GAM han normalizado la idea de que un río citadino tiene que estar sucio. Por tanto, las personas tienden a ignorar los ríos urbanos y, aunque hayan espacios verdes atractivos a la orilla, estos no son valorados ni aprovechados.

Briceño destaca que una vez que las comunidades se sensibilicen acerca de la importancia de los ríos urbanos, van a estar más involucradas en su recuperación. Por eso, Río Urbano realiza campañas con el propósito de que la comunidad pueda reconocer la necesidad de cambiar sus hábitos y adquirir herramientas para hacerlo.

“Lo que se busca es brindar herramientas para pasar a la acción desde el empoderamiento y el conocimiento, y desde diferentes prácticas, no solamente el tema de gestión de residuos, sino también buscar acciones más integrales para recuperar y gestionar los territorios cercanos a estos espacios”, dice Briceño.

La organización Río Urbano organiza jornadas llamadas Picnic en el Río para aumentar el involucramiento de las personas con los ríos y quebradas. (Foto: Asociación Río Urbano).

(Créditos: )

El mar empieza en la ciudad

Green Wolf es otra organización que trabaja desde la recuperación socio-ecosistémica de los ríos y mares, y fomenta campañas ambientales integrales que incluyen talleres de concientización ambiental.

La organización busca confrontar la problemática desde el aprendizaje de las comunidades, de manera complementaria con jornadas de recuperación y limpieza de los ríos y las playas.

En conjunto con otras organizaciones y con la Municipalidad de San José, Green Wolf lanzó la campaña “El Mar Empieza Aquí”. Esta consiste en generar un impacto visual en la población de la GAM, para mostrarles la afectación que hay en las costas debido a la mala gestión de residuos desde la ciudad.

“Buscamos que El Mar Empieza Aquí’ sea una campaña que, desde el GAM, demuestre que nuestras acciones en la capital tienen un desenlace no muy gratificante en las costas, y a partir de ahí que siempre dejemos un mensaje, a través del arte, de cuál es esa problemática y cuál es la solución que buscamos”, agrega Villalobos.

De acuerdo con su fundador, la organización pretende comunicarse con las comunidades de manera que las personas lleguen a cuestionarse sus hábitos y lo que saben acerca de la afectación del medioambiente, y que sepan que, desde su metro cuadrado, pueden tomar acciones concretas para ir mitigando el daño.

Disminución del turismo

Es claro que las playas y los ríos son elementos con un significativo atrayente turístico. La contaminación de estas zonas es un repelente para dicha actividad y un inhibidor de su atractivo.

Según Villalobos, la contaminación y la falta de involucramiento social han ocasionado que una zona como Guacalillo pierda su atractivo. “Donde antes era un lugar lindísimo donde usted podía ver guacamayas de un lado para otro, cada día se ve menos este tipo de fauna”, comenta.

Pero, además de contribuir al atractivo del paisaje, las playas y los ríos cumplen funciones esenciales para el ecosistema, ya que son hogar de una gran diversidad de flora y fauna. También, espacios como los manglares son recursos importantes para la mitigación del cambio climático.


Confinamiento y desechos

El trabajo de recuperación de ríos y playas es sumamente relevante en el contexto actual, ya que el confinamiento causado por la pandemia del nuevo coronavirus trajo consigo un aumento en la acumulación de desechos en las cuencas de los ríos, manglares y playas.

De acuerdo con Ellian Villalobos, fundador de Green Wolf Costa Rica, “después de la pandemia, con la gran cantidad de consumo de cosas para llevar y plásticos de todo tipo, hemos visto que se ha incrementado la cantidad de residuos”.

Según datos de Ecoins con respecto a la contabilización de residuos valorizables, sí se dio un incremento en la producción de desechos a raíz de la pandemia. “Por los datos de la industria sí podemos confirmar que se dio un aumento en el uso de contenedores, bolsas y empaques plásticos, además de las mascarillas, procurando proteger la salud y los alimentos, en los primeros meses de la pandemia”, declaró Karla Chaves, directora regional de Ecoins.


 (Foto: Grupo ACOS)

Opciones de voluntariado

  • ACOS

El 24 de abril, por motivo del Día de la Tierra, ACOS está convocando a una jornada en la cuenca del río Tárcoles. “En unión con Bridgestone y Choco Frutas estamos realizando una limpieza con lanchas para sacar llantas del río y hacer limpieza caminando a nivel de playa en Bajamar, Guacalillo y en Jacó”, detalla Carla Gallardo.

ACOS realiza voluntariados a nivel empresarial, también realiza convocatorias para limpieza de playas a nivel deportivo, en las cuales surfistas y público general son invitados a participar. En otras ocasiones, la iniciativa surge de organizaciones comunales que piden su colaboración, ya que los vecinos se ven altamente afectados por la contaminación.

Los interesados pueden enviar un mensaje a través del formulario de contacto en el sitio web: www.acos.cr También puede enviarlo a través de Facebook (@grupo_ACOS) o al Whatsapp 63694397.

  • Río Urbano

Este año, Río Urbano tendrá jornadas de voluntariado tanto de limpiezas comunitarias y en ríos como siembras de árboles e intervenciones tipo mural.

Para participar de estos voluntariados solo hay que escribir un correo electrónico a:  [email protected] En Facebook la organización cuenta con un grupo llamado Río Urbano Voluntariado. Allí hay un formulario para quienes quieran recibir información sobre las actividades.

  • Green Wolf CR

Green Wolf recibe voluntarios para actividades de limpieza, reforestación, bienestar animal, ayuda social y empoderamiento femenino. Para ser parte de su fuerza voluntaria basta con enviar un mensaje a través de sus cuentas de redes sociales en Instagram, Facebook o Twitter. En todas aparecen como @GreenWolfCR