Volvo se convirtió hoy en el primer gigante de motores en decirle adiós a la gasolina para apostarle “todo o nada” a los vehículos eléctricos.

La compañía automotriz sueca anunció este 5 de julio que, a partir del 2019, todos los carros que lance serán híbridos o eléctricos, una promesa sin precedentes en el mundo de los carros.

Además, la empresa sería la primera de las grandes marcas globales en apostarle su repertorio completo de vehículos a los motores eléctricos, dejando de lado el motor de combustión interna impulsado por gasolina.

 Según su presidente y ejecutivo principal, Håkan Samuelsson, esta decisión es una respuesta a la demanda del público por vehículos eléctricos.

“La gente cada vez demanda más carros eléctricos y queremos responder a las necesidades actuales y futuras de nuestros clientes. Ahora pueden elegir cualquier Volvo eléctrico que deseen”, afirmó Samuelsson en un comunicado.

Además, en un video promocional distribuido a través de redes sociales, Samuelsson agregó que la movida es un claro compromiso con disminuir su huella de carbono y mejorar la calidad del aire en las ciudades.

Para ejecutar esta promesa, Volvo lanzará cinco nuevos modelos totalmente eléctricos entre el 2019 y el 2021.

La compañía aún planea seguir produciendo sus modelos de gasolina y diesel existentes pero anunció que, según sus cálculos, estarán descontinuados para el 2024.

Volvo es la primera empresa con una trayectoria amplia con los motores de gasolina en hacer la transición a la exclusividad eléctrica.

Tesla Motors es otra de las pocas empresas internacionales con una oferta exclusiva de vehículos eléctricos. Sin embargo, nunca produjo vehículos de gasolina.

Volvo vendió más de 530.000 carros a nivel mundial el año pasado. Su mercado más grande, China, representó el 17% de las ventas.

Sus carros son distribuidos por aproximadamente 2,300 comerciantes locales y se encuentran en más de 100 países. De manera adicional, en el 2016, la compañía contaba con 31,000 empleados alrededor del mundo.